Connect with us

Opinión

Fariseos en campaña

Publicado

el

Está mal hacerle juego a los políticos que solo se indignan cuando ampayan a los otros.



Está bien indignarse cuando los partidos y sus principales figuras son pillados en falta, pero está mal hacerle el juego a los políticos que se indignan solo cuando ampayan a uno de los otros y no mueven un solo dedo por corregir las irregularidades en las que muchos de ellos, sino todos, están inmersos.

Eso es lo que sucede con el destape periodístico de Cuarto Poder, que denunció el manejo irregular de S/.21 millones en la campaña electoral de Ollanta Humala en 2011. Un escándalo en el que S/.11 millones no habrían sido declarados de manera apropiada —sospechándose que sean aportes de origen ilícito— y en el que, incluso, uno de los involucrados (el excongresista Pedro Santos) acusa de haber falsificado su firma al hermanísimo de nuestra graciosa primera dama, el “tesorero” Ilan Heredia.

Ello bastó para que toda la clase política reaccione exigiendo una investigación y severas sanciones. Sin embargo, ahí precisamente radica el sinsentido de toda esta comedia: si uno observa el artículo 80 del Reglamento de financiamiento y supervisión de fondos públicos en la página web de la ONPE, verá que las sanciones no van más allá de multas que pretenden ser draconianas (entre 10 y 30 “veces el monto” que merece sanción) pero que nunca se hacen efectivas. Los políticos no solo han diseñado una legislación sin uñas, sino que la burlan convenientemente con mil subterfugios legales.

En realidad, todas las fuerzas políticas —desde el Apra y el fujimorismo, pasando por los inquietos “pescados” del toledismo— han sido denunciados en repetidas oportunidades y, más allá del escándalo mediático, no pasó nada. ¿Por qué? Por aquella sempiterna máxima peruana: hecha la ley, hecha la trampa.

Más allá de las investigaciones anunciadas, si de verdad los políticos hablaran en serio deberían promover una legislación efectiva que le cierre el paso al dinero de origen dudoso. Ciertamente, a un año de la próxima campaña electoral, nadie quiere hacerlo. Todos —sí, TODOS— los potenciales candidatos prefieren silbar y mirar al techo. Pero de soluciones de fondo, ¡olvídense!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo