Connect with us

Opinión

Estreno de Semana Santa

Publicado

el

Golpe avisado y salvadores de la democracia en versión digital del gobierno y sus amigos



Muchos amigos del premier —entre periodistas y constitucionalistas– han esgrimido el argumento según el cual la elección de Cateriano es un acierto del jefe del Estado que garantizará el respeto del gobierno por el Estado de derecho y la institucionalidad democrática del país. Así, se afirma que dada la trayectoria de Cateriano —impecable para con la democracia—, el orden constitucional estará asegurado frente a las hipótesis que sobre un cierre del Congreso se tejen en los corrillos políticos.

Lo primero que habría que decir es que esas hipótesis han surgido de boca de esos mismos periodistas amigos del premier y posteriormente de Cateriano, quien hizo eco de ellas en una entrevista previa a su designación como presidente del Consejo de Ministros.

Se parte de la premisa de que la censura a Ana Jara lo fue a todo el gabinete que presidía y, por tanto, una eventual segunda falta de confianza/censura al nuevo gabinete activaría el derecho constitucional del jefe del Estado a disolver el Congreso y convocar a elecciones para su reemplazo. Lo cierto es, sin embargo, que la conclusión es falsa porque la premisa de la que se deriva también lo es. Y esto porque no fue censurado el gabinete Jara sino la ministra Jara. Como el ministerio de Jara fue el premierato, al caer su jefa todos los ministros debieron irse con ella.

Pero resulta que en el gabinete Cateriano están todos los ministros que acompañaron a Jara a excepción de cuatro. Tal hecho sería imposible si la censura hubiese recaído en el gabinete íntegro, pues ninguno de sus ministros censurados en bloque hubiera podido jurar nuevamente en el gabinete Cateriano. Así las cosas, el “inminente” cierre del Congreso no era más que un burdo cuco palaciego para mover a miedo a quienes votaron la censura de Ana Jara: ¡si me vuelves a censurar, te cierro!   

En cuanto a que Cateriano es la garantía contra cualquier interrupción de la democracia, a los periodistas y constitucionalistas que sostienen esta especie solo hay que recordarles que el 5 de abril de 1992 el gabinete lo presidía Alfonso de los Heros —también de intachable calidad democrática como Cateriano—, quien en protesta por el golpe del que no estaba ni enterado tuvo que renunciar ese mismo día y desaparecer de la vida pública para siempre.

En otras palabras, no es el premier de turno la garantía contra un golpe de Estado; son las condiciones históricas y el ánimo de propinarlo las que lo hacen posible. Hoy esas condiciones no existen y, por lo tanto, es inútil especular sobre la voluntad de darlo.

De tal modo que tanto el apocalipsis como los mesías democráticos no tienen vela en el entierro de Ana Jara, aunque el gobierno y sus amigos hayan querido imponerlos como película oficial de Semana Santa.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo