Connect with us

Opinión

Esto es un golpe de Estado

Publicado

el

Reitero: desde la fiscalía de la Nación se ha creado un esquema mafioso y PUTCHISTA que utiliza el chuponeo selectivo a enemigos políticos, bajo el pretexto de la lucha contra la corrupción.



Se está produciendo ante nuestras narices un golpe de Estado. Es blanco porque no necesita pólvora ni balas. Y es caviar porque proviene de ese sector de “poderes fácticos” de ONG, la “Academia”, los “notables”, los “influencers” y los gremios de los medios de comunicación a los que se conoce con el eufemismo de la “sociedad civil”.

Fui el primero que lo dijo el 12 de julio en Monsieur K les lee la buenafortuna (y la mala también) y no me estoy equivocando un ápice. El objeto del golpe es que se convoquen a nuevas elecciones ya sea generales, ya sea parlamentarias, ya sea constituyente. No importa. Será lo que la coyuntura imponga. Lo único que a los golpistas les interesa es que se disuelva la mayoría de Fuerza Popular y el Apra en el Congreso. En eso se resume todo.

El golpe va en su segunda fase. La primera ya concluyó y fue la difusión de los audios (seguirán saliendo pero eso ya no interesa porque a estas alturas el objetivo ya se cumplió, a saber: cualquiera que salga en uno, no importa si su aparición no es relevante, está jodido según la premisa de no separar la paja del trigo y meter a todos en el mismo saco. El caso del ministro Heresi es el más palpable).

La segunda también ya está consumada, y ha sido la formación de la Comisión Presidencial para la Reforma del Sistema de Justicia, copada de caviares (ver mi artículo del 14 de julio, La cagada). El único objeto de esta “comisión” es facilitar una cuestión de confianza (el plazo de 10 días lo delata: ¿qué reforma de la justicia se puede hacer en menos de dos semanas? Ese es un pretexto para un objetivo mayor) por parte del gabinete para poner al Congreso entre la espada y la pared y gatillar su disolución.

En el entendido de que ya se produjo la primera crisis “total” del gabinete cuando en el gobierno de PPK el primer ministro Zavala presentó una cuestión de confianza que fue rechazada y se fue a su casa, los golpistas caviares están presionando al presidente para que presente otra este 28 de julio. Si el Congreso le dice no, se va a su casa. Esa será la tercera fase del golpe de Estado. Se dirá que el amparo de este esperpento –contra la democracia representativa elegida por cinco años– es la Constitución, porque si no se arguyera que la Constitución lo “permite” estaríamos ante una vulgar sedición.

Pero lo anterior es un formalismo de engañamuchachos: lo que la Constitución NO permite es que se arme una conspiración para derribar a los poderes del Estado. Y eso es lo que está pasando aquí. ¿O acaso el Congreso le ha puesto algún obstáculo a Martín Vizcarra? ¿Acaso no le acaba de dar facultadas delegadas para legislar en todas las materias que pidió al empezar su mandato? ¿Acaso no son óptimas las relaciones entre Ejecutivo y Legislativo desde que asumió Vizcarra el mando supremo?

La conspiración NO es un cuento chino. Es realidad. Para que el golpe se inicie se necesitaban los audios. Ese es el magma. Los delincuentes del Callao son el pretexto que los golpistas se encontraron en el camino. ¿O acaso hemos escuchado uno solo de esos audios que dieron inicio a la interceptación solicitada por la fiscal y autorizada por el juez, como bien hace en señalar la periodista Mariela Balbi? A partir de ahí empezó ya no la lucha contra el crimen organizado y los narcotraficantes y bandas de construcción civil, sino un plan político para derrocar el mandato popular vigente hasta el 28 de julio de 2021. Se fue tejiendo una red de espionaje desde la fiscalía de la nación.

Es decir, se ha utilizado la legalidad con fines protervos contra la democracia. Así, si los cacos conversaban con jueces en el Callao y estos con otros jueces de Lima y estos con los del CNM y estos con ministros y congresistas y estos a su vez con empresarios y estos con líderes políticos y así sucesivamente, pues la mesa estaba servida para chuponear A TODOS sin importar el tema. Ese es el esquema mafioso barnizado de legalidad con el que está operando el golpe. No tiene pierde este ingenio pues es obvio que las autoridades del Estado se comunican entre sí, así como con diferentes estratos de la política y el empresariado.

Reitero: desde la fiscalía se ha creado un esquema mafioso y golpista para chuponear a todos bajo el pretexto de la lucha contra la corrupción. Varios medios de comunicación son la comparsa de este golpe. Algunos sin quererlo, pues ES ABSOLUTAMENTE LEGÍTIMO DEVELAR LOS CHANCHULLOS de Hinostroza, Walter Ríos, Guido Aguila, Iván Noguera y compañía. Otros perfectamente conscientes de este esquema mafioso en el que la “cigueña” deja los audios de los enemigos políticos en la puerta del IDL.

¿O acaso los caviares no conversan con jueces, fiscales, consejeros del CNM, congresistas, periodistas y empresarios? Digo, ya que son los reyes del lobby. ¿Los señores miembros de la comisión reformadora de la justicia no tienen ninguna conversación tan “relevante” con ningún fiscal como la del exministro Heresi con un juez? ¿Los abogados Abad, Albán, Sivina, Marsano no se reúnen ni hablan por teléfono con nadie? ¿O viven blindados en una burbuja de “transparencia” y “proética”?

También toca señalar a los voceros del golpe cuyas columnas de “opinión” pidiendo la “cuestión de confianza” hablan por sí mismas (hasta ya hay un hashtag creado para el efecto: #CuestionDeConfianzaYa). Lo hicieron con PPK y lo hacen hoy sin rubor y con total desparpajo. Pero no hay que olvidar al principal de todos: la fiscalía de la Nación desde la que se ha permitido armar un tinglado para chuponear a tutilimundi con el paraguas de la “lucha contra la corrupción”, algo así como cuando Bush comenzó a espiar a cualquiera al amparo de la “ley patriota”… en nombre de la “seguridad nacional”.

El Congreso debe prepararse para el golpe de este 28 de julio. ¿Segunda cuestión de confianza? ¿Cuál segunda si nunca hubo primera? ¿O acaso crisis TOTAL del gabinete significa que dos tercios del gabinete sin confianza se recicle en el nuevo gabinete, como pasó con Zavala? ¿Y este no es acaso un nuevo gobierno distinto al de PPK? ¿O las cuestiones de confianza se heredan del gobierno de un presidente anterior?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Y cómo es él?

Seguir leyendo

Opinión

Valentín Paniagua: noviembre 2000 – julio 2001

Seguir leyendo

Opinión

La “responsabilidad social” del presidente

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo