Connect with us

Opinión

¿Esto es periodismo?

Publicado

el

Vimos con Fujimori-Montesinos cómo se compraban conciencias y decisiones de gobierno. En esta ocasión el estilo es diferente pero revierte a lo mismo.



Un sector de la prensa peruana se convirtió en el partido político más activo y aguerrido de este régimen autoritario. Lamentablemente nos están acostumbrando a mirar con pasividad esta anómala situación. No es inédita en nuestra historia. Vimos con Fujimori-Montesinos cómo se compraban conciencias y decisiones de gobierno. En esta ocasión el estilo es diferente pero revierte a lo mismo.

El medio televisivo más activo, fuertemente vinculado con Montesinos en la época, donde aparecieron el susodicho y Fujimori con corbatas iguales, cada semana lanza mugre contra el fujimorismo, su ‘bête noire’ (lo que detesta). No lo hace por iniciativa propia ciertamente, está coordinado con el aparato gubernamental.

El domingo pasado publicaron ‘chats’ privados de los ‘naranjas’. Inocuos como los anteriores, pero útiles para activar al día siguiente a medios afines y pedir poco menos que le corten la cabeza a los congresistas ‘ampayados’.

Las conversaciones privadas son eso y están protegidas por la Constitución y las leyes de esta república muy bananera, pero república al fin. Publicarlas alegremente es un delito penado por ley. Pero los medios en cuestión se ‘recontrazurran’ en la ley. Además gozan de impunidad.

Los congresistas fujimoristas, hartos ya, no reaccionan por aquello de: mejor es no meterse con la prensa. Y esto refuerza la impunidad. El Consejo de la Prensa Peruana está más dormido que la bella del cuento: no mira, no escucha, no registra. Pareciera formar parte de este perverso circuito mediático.

Nada pasa, nada sucede, nos han adormecido, todo fluye como normal e inevitable. Las campañas se suceden día a día en nuestras narices. Qué pasaría si se publicaran los ‘chats’ de los capos de los medios o las órdenes que reciben los periodistas asalariados. Encontraríamos riquísima información y nos aclararía mucho sobre cómo funciona este régimen autoritario y atropellador.

Pero sabemos que eso no ocurrirá, tienen la sartén por el mango y el mango también. Otro ejemplo es la borrascosa denuncia contra el único miembro elegido para la Junta Nacional de Justicia (JNJ), Pedro Patrón Bedoya. Este no le ocultó información a la JNJ sobre el proceso judicial que tenía y explicó claramente la confusión: no cobró doble jubilación ni nada por el estilo.

La JNJ tomó nota. De pronto, un medio experto en campañas contra una administración de justicia independiente, sacó la información sobre Patrón. La presión mediática fue de tal magnitud que ni los ilustres miembros de la JNJ pudieron soportarlo. Suspendieron la juramentación de Patrón que estaba a punto de realizarse. Insólito. Luego salen todos los ‘oenegeros’ a dar opinión y a pontificar. La JNJ quedó mal, pero por doblegarse ante los medios.

Estos medios ven cómo su proceder y su apoyo a este oscuro régimen están trayendo al país abajo. Qué dirán cuando el régimen económico sea cambiado o cuando el Perú retroceda más aún en su desarrollo. Incluso si asumen la responsabilidad, cosa improbable, será demasiado tarde.

Imagen: Forum Libertas

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Opinión

La historieta del golpe de Estado

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo