Connect with us

Opinión

¿Están seguros de que el problema es el Movadef?

Publicado

el

El Ojo Que Llora, el Informe de la CVR y el Museo de la Memoria son mil veces más nocivos que un mausoleo terrorista o la organización fachada de Sendero Luminoso.



Ha generado renovada “indignación”, “sorpresa” y hasta temor ver desfilando en pleno centro de Lima a manifestantes del Movadef, el agrupamiento político que reivindica la ideología de los terroristas de Sendero y del MRTA, exigiendo pancartas en mano, nada menos que la liberación de Abimael Guzmán.

Más allá de la teatralidad, me pregunto si este tipo de manifestaciones es a lo que debemos temer los peruanos. Y pienso que no. Asumir abiertamente la defensa de Guzmán y su pensamiento descoloca a quien profesa, en estos tiempos, dicha ideología. Los hace visibles y eso permite identificar con claridad al enemigo.

Por último, me guste o no, es derecho de cada quien pensar como le parezca, así como de expresar tal sentimiento.

Lo que, sin embargo, sí me preocupa, y de hecho me parece de horror, es ver cómo durante casi dos décadas un grupo de izquierdistas con poder en medios de comunicación, en la política y hasta en el empresariado han perseguido, denostado, difamado, calumniado y vilipendiado a los que vencieron al terrorismo de los 80-90. Con lo cual, por supuesto, le han suministrado ingentes municiones morales a quienes hoy pretenden elevar a Abimael a la categoría de un Nelson Mandela andino, amparados en el paso del tiempo y en la frágil memoria y la débil educación de los nuevos peruanos.

Esa costra hedionda de poder subrepticio, camuflado en supuestas honorabilidades por demás dudosas y cuestionables, está hoy infiltrada hasta en las altas esferas del gobierno y —cómo no— en el Poder Judicial, en el sector educación y en las universidades más reputadas del país.

El Ojo que Llora, el Informe de la CVR o el Museo de la Memoria son mil veces más nocivos socialmente que un mausoleo terrorista o una marcha del Movadef. Porque se camuflan en una imagen de inclusión y amor cuando en realidad pretende exaltar todo lo contrario. Y así atraen a los incautos a una causa que se supone repudian pero que, en el fondo, abrazan. Incluso, ha llegado a ser parte del material educativo nacional.

Nosotros no solo lo hemos permitido, sino que sus pontífices han alcanzado fama y gloria social.

Pero a no equivocarse. Son ellos los peligrosos: aquellos que han cocinado su “verdad construida socialmente” a fuego lento, como en la fábula de la rana hervida.

Cuidado. La marcha del Movadef es apenas anécdota, a lo sumo, un distractor, un señuelo. Lo otro, que ha provocado hasta la devoción de una “popular” y “cristiana” (¿?) ministra del régimen, es lo verdaderamente de cuidado; cuando no de terror.

Opinión

Discriminación aberrante

Seguir leyendo

Opinión

¿Y los 80 hospitales equipados para diciembre de 2019 que prometió, señor presidente?

Seguir leyendo

Opinión

Maki no se perdió de mucho

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo