Connect with us

Opinión

¿Están seguros de que “agro sí” y “mina no”?

Publicado

el

La agricultura no siempre es la actividad inmaculada o prístina que ciertos grupos nos quieren vender: como cualquier otra actividad productiva, puede afectar los cuerpos de agua, el aire, los suelos y generar potentes gases de efecto invernadero.



En los últimos días, a raíz de lo ocurrido con Tía María, hemos sido testigos de protestas de quienes defienden la postura de que no haya proyectos mineros en el valle de Tambo. Sostienen que solo así la agricultura podrá florecer y, con ella, el cuidado y respeto por el ambiente.

¡Una falacia total! La agricultura no siempre es la actividad inmaculada o prístina que estos grupos nos quieren vender. Lo cierto es que también puede ser gran generadora de contaminación; no en vano, ya en 1962, el libro que prácticamente inició el movimiento ambientalista a nivel mundial –Primavera silenciosa, de Rachel Carson– justamente demostró el gran daño que le hace al ambiente el uso de pesticidas en esta actividad.

Como en cualquier otra actividad productiva, dependiendo de la tecnología y los productos que se empleen, la agricultura puede afectar los cuerpos de agua, el aire, los suelos y generar potentes gases de efecto invernadero (con el que se exacerba el cambio climático). Pongamos un ejemplo: el uso de fertilizantes, debido a los nitratos y fosfatos que contienen, produce un fenómeno conocido como “eutrofización”, que en buen romance consiste en la pérdida del oxígeno que contiene el cuerpo de agua y con ello mueren peces y otras formas de vida: amén de que el agua se vuelve putrefacta y ya no es apta para ninguna actividad humana.

Ahora, si los fertilizantes son orgánicos –es decir, si se producen a partir de estiércol producido por el ganado vacuno o porcino, o por aves de corral– los problemas pueden ser incluso peores, ya que además de lo anterior se emite amoníaco que genera acidificación y, aunque parezca increíble, se produce un proceso de contaminación por metales pesados que se acumulan en el suelo y luego son absorbidos por los cultivos.

La agricultura también contribuye grandemente al cambio climático debido a que genera gases como el metano (especialmente en el cultivo de arroz) y el óxido nitroso, que tienen respectivamente 21 y 296 veces mayor potencial de calentamiento global que el dióxido de carbono (el gas de efecto invernadero más abundante en la atmósfera). Cabe mencionar que, en el caso del Perú, la agricultura es la principal causa de la pérdida de los bosques de la Amazonía y, con ellos, de toda la diversidad biológica que albergan. Según el Ministerio del Ambiente, el promedio anual de la deforestación en los bosques húmedos amazónicos del país fue desde el 2001 al 2014 de 118 077 hectáreas, lo que equivale a la mitad del espacio que ocupa la provincia de Lima.

Volviendo al caso específico del valle de Tambo, cuyo principal cultivo es el arroz: según estudios de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) la agricultura que se produce allí es ineficiente en el uso del agua y en muchos casos no usa tecnología adecuada, además de que se caracteriza por una escasa cultura de conservación del ambiente. Por ello, si hablamos de reemplazar una actividad económica que contamina (minería) por otra que supuestamente no lo hace, definitivamente la opción no es la agricultura (por lo menos no como la que se practica en el valle de Tambo).

En síntesis, la solución para mantener un ambiente sano y equilibrado no es prohibir las actividades productivas (minería, agricultura u otras) sino practicarlas de manera sostenible y, para ello, la palabra mágica es tecnología. Tecnología que nos permita producir de forma limpia y que facilite la convivencia de diversas actividades en un mismo territorio.

Desde hace un tiempo, lamentablemente, bajo falsos argumentos y malas intenciones los temas ambientales se han politizado y se usan, en muchos casos, para detener el desarrollo que nuestro país tanto necesita. ¡No lo permitamos!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Opinión

El Tribunal tiene la palabra

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de septiembre: la caballería

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo