Connect with us

Opinión

La red del escándalo

Publicado

el

Además de la ruptura de algunos términos legales de privacidad, este escándalo confirma nuestro temor de que las redes sociales, con todos sus aparentemente complejos sistemas de seguridad, se están volviendo contra nosotros.



El Congreso americano llamó a una interpelación de dos días a Mark Zuckerberg, niño genio de las redes sociales y engreído del sueño americano con unos 74,000 millones de dólares de fortuna personal (quinto en el exclusivo ranking que lideran Bill Gates, Jeff Bezos, Amancio Ortega y Warren Buffet).

Un impresionante repunte en las preferencias electorales y posterior elección del candidato Trump, y el triunfo ajustado del proceso inglés de salida de la Eurozona Brexit –ambos asesorados por una empresa llamada Cambridge Analytica– fueron el detonante de la investigación por mal uso de información privada de más de 50 millones de usuarios de Facebook y violación de términos de privacidad, ese acuerdo que todos firmamos sin leer cuando bajamos la aplicación.

La empresa, que se autodefine como no partidista y atiende las necesidades de cambio de comportamiento usando bases de datos de perfiles ciudadanos a gobiernos, ONG, candidatos de diferentes ideologías y empresas comerciales, es acusada de infiltrarse subrepticiamente en las bases de datos de Facebook para la exitosa venta de sus servicios. La pregunta es si Facebook y su dueño Zuckerberg sabían de ello o no.

Cambridge Analytica, fundada el 2013 por Robert Mercer y Steve Bannon (este último asesor ultraconservador del presidente Trump), aduce que sí: afirma ya que la información fue trabajada en conjunto con uno de los empleados (hoy despedido) de Facebook, Christopher Wyllie, lo cual es cierto.

¿Cuál es el problema además del de la ruptura de algunos términos legales de privacidad? Pues que confirma el temor que tenemos muchos de que las redes sociales, con todos sus aparentes sistemas de seguridad enmarcados en complejos procedimientos –que supuestamente de manera voluntaria clickeamos y aceptamos–, se están volviendo contra nosotros mismos porque permiten moldear de manera interesada nuestros votos y otros temas de interés. La máquina, a través de algoritmos e inteligencia artificial, nos está llevando al mundo del dataísmo: un mundo en el que al final el homo sapiens cederá su supremacía sobre las especies en favor de la máquina. Tal como dice Noah Harari en su libro Homo Deus, el celular nos dirá en base al Internet de las Cosas las bases de datos y a la inteligencia artificial qué comer basado en nuestro nivel de colesterol, con quién nos debemos casar o cuándo iniciar o no una guerra. ¿Acaso lo que vimos en la película Terminator de Schwarzenegger está convirtiéndose en una realidad?

Como sucedió en el siglo XVIII, cuando la humanidad pasó del teocentrismo al homocentrismo, ahora estaríamos pasando del homocentrismo al dataísmo. Espero no vivir para contarlo.

Por lo pronto, yo ya renuncié hace un año a Facebook.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

ONU: homenaje al genocidio

Seguir leyendo

Opinión

Irracionalidad

Seguir leyendo

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo