Connect with us

Opinión

“Es la política, estúpido”

Publicado

el

Y los técnicos, por más eficientes que sean, son eso: técnicos.



“Es la economía, estúpido” (“It’s the economy, stupid”) fue una frase utilizada por Bill Clinton en su campaña electoral, la misma que lo llevó a convertirse en presidente de Estados Unidos en el año 1992, cuando derrotó al aparentemente imbatible George  H. W. Bush. A partir de ese momento la referida expresión se volvió histórica y se usa en la actualidad para señalar el aspecto mas relevante ante una situación determinada.

La semana pasada se propagó un audio entre Edgar Alarcón, contralor general de la república, y Alfredo Thorne, ministro de Economía, en los que se percibe presión al contralor para que se mejore el presupuesto de su sector a cambio de una opinión favorable al contrato de la construcción del aeropuerto de Chinchero. Si bien el ministro niega que en la conversación haya existido tal presión, es evidente que el contenido del audio es por lo menos sinuoso cuando se escucha a Thorne acotaciones del tipo “Usted sabe que en la legalidad hay unos grises bien turbios, sobre todo ahora que hay tanta ilegalidad”.

¿Qué tenía que hacer Thorne con Alarcón? ¿Por encargo de quién se reunió? Si habláramos de una investigación de carácter penal podríamos tachar el audio como elemento de prueba por haberse realizado ilegalmente, pero no: no se trata de algo legal sino de un tema ético. Quien pretende que lo reconozcan como una persona honesta y proba no solo tiene que serlo sino, sobre todo, parecerlo.

Estamos, pues, ante la nueva crisis de un gobierno que aún no cumple el primer año de su gestión. Se habla de la inminente interpelación y censura al ministro (si es que antes no renuncia) e inclusive PPK anunció que ya tenía “un reemplazo en caso ocurra lo peor”, lo que prácticamente era una ratificación de la salida de Thorne.

Quienes no entienden por qué un gobierno denominado “de lujo” aún no puede despegar tienen que preguntarse primero dónde están los cuadros políticos que deben hacer frente a los embates de la oposición y, principalmente, que se hagan cargo de la carteras ministeriales. Los técnicos, por más eficientes que sean, son solo técnicos y —ya sea por ingenuidad o por dársela de audaces— terminarán perjudicando seriamente al gobierno.

Parafraseando a Bill Clinton: “¡Es la política, estúpido!”.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo