Connect with us

Opinión

Entretelones de un indulto fallido

Publicado

el

Indulto abortó porque premier Cateriano iba a renunciar. Y sin premier, Humala se hubiera quedado sin ministros que refrenden la gracia presidencial.



Se acabó la especulación sobre el indulto a Alberto Fujimori. En su última entrevista concedida ayer al colega Augusto Álvarez Rodrich, el presidente de la República descartó tanto la gracia para el expresidente como para su hermano Antauro.

Sin embargo, las especulaciones tenían sólidos fundamentos. ¿Qué las desinfló? O mejor dicho, ¿qué hizo retroceder a Humala a último momento?

Pues el sencillo hecho de que a Pedro Cateriano, el presidente del Consejo de Ministros, le correspondía la palabra final con su renuncia.

Otros colegas han desestimado la importancia de este recurso que Cateriano guardaba bajo la manga, argumentando que qué le hubiera importado a Humala la renuncia de su primer ministro. Aldo Mariátegui estuvo en esa línea. Sin embargo, el desenlace que tuvo ayer el caso demuestra lo decisivo que una eventual renuncia de Cateriano jugó en contra del indulto a Fujimori y las intenciones de Humala.

En efecto, si el presidente del Consejo de Ministros hubiera renunciado, por ejemplo, hoy martes 26 de julio o mañana miércoles 27 de julio, no habría habido quién refrende la hipotética resolución del presidente indultando a Fujimori, pues todo el gabinete habría tenido que irse con Cateriano. Y resulta evidente que de haberse dado el caso, Humala no habría podido constituir todo un gabinete a uno o dos días de irse para que un nuevo ministro le refrende el indulto. Hubiera sido además de imposible, un escándalo.

Un caso parecido ya ocurrió hace unos años cuando el presidente Toledo nombró canciller de la República a su impresentable aliado Popy Olivera, designación rechazada como escandalosa por la opinión pública. Olivera juró como ministro y no duró ni unas horas, pues Carlos Ferrero, a la sazón primer ministro, renunció cayéndose todo el gabinete con Popy incluido. Toledo no lo volvió a juramentar pues nadie quería asumir el premierato con Popy de contrabando.

Si Cateriano renunciaba, Humala se quedaba sin soga y sin cabra. No solo no habría podido indultar a nadie —como era su intención— sino que, además, habría hecho un papelón internacional en las horas finales de su mandato: solo, sin gabinete que lo acompañe… y todo por nada.

El indulto abortó porque Cateriano iba a renunciar. Eso es todo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El Perú paralizado y un gobierno vacuo

Seguir leyendo

Opinión

Fuerza pública en la cuarentena

Seguir leyendo

Opinión

De la cuarentena al desempleo

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo