Connect with us

Opinión

Encuestas: ¡exijo una explicación!

Publicado

el

¿Acaso sabemos cuál de las mediciones está contaminada? ¿Cuál no hizo bien su trabajo? ¿Cuál utilizó una metodología errada? ¿Alguna se vendió al mejor postor?



Quienes nos dedicamos a analizar situaciones políticas no lo hacemos antojadizamente. Tenemos que partir de un hecho cierto que pueda verificarse en la realidad para luego interpretarlo en el afán de sugerir diversos escenarios de posibilidades.

Lamentablemente, en la presente campaña electoral una de las herramientas de mayor importancia para establecer esos hechos a interpretar no está funcionando debidamente.

En efecto: de acuerdo con los resultados contradictorios de las últimas encuestas —que han venido siendo publicadas en el lapso que va de jueves a domingo— lo único que sabemos es que hay “contaminación” en alguna(s) de las mediciones, pues no se explica de otro modo que las tendencias entre una y otra sean de alza y baja con respecto a un mismo candidato a la vez. Simplemente, es imposible.

El caso es el siguiente. DATUM hace un trabajo de campo del 8 al 11 de enero. CPI, del 9 al 12 de enero. Ambas encuestas miden en el mismo lapso la intención de voto rural/urbano de los electores peruanos. En la de CPI el candidato Acuña tiene una evidente tendencia al alza, pasando del 12.1% en diciembre al 15.2% en enero, desplazando a PPK (12.1%) al tercer lugar, de evidente tendencia a la baja de 4 puntos con relación a diciembre (17.6%).

Sin embargo, DATUM dice todo lo contrario: lejos de mostrar una tendencia a la baja, PPK se mantiene en 14% con relación a la medición de diciembre de 2015, conservando el segundo lugar mientras que Acuña baja de 12% a 10%.

IPSOS ha entrado a terciar este domingo y parece que sus resultados se resumen en “ni para mí ni para ti”. También en un universo rural/urbano pero con un trabajo de campo del 12 al 14 de enero (o sea dentro de los dos días siguientes al fin del trabajo de CPI), IPSOS afirma que PPK y Acuña están empatados en el segundo lugar con 13%, pero con PPK bajando 3 puntos y Acuña estancándose con el mismo porcentaje respecto a la encuesta de diciembre de 2015.

O sea que entre el 9 y el 14 de enero (lapso en el que se realizó la medición de las tres encuestadoras), PPK bajó 4 puntos y a la vez mantuvo su porcentaje con relación al mes anterior para pasar al tercer lugar y mantener el segundo al mismo tiempo. Acuña, por su parte, pasó de tercero a segundo en una tendencia al alza de 3 puntos con relación a diciembre y al mismo tiempo empató el segundo lugar con PPK pero con una tendencia al estancamiento. Todo en un período de 5 días.

Con estos “resultados”… ¿cómo podríamos los analistas políticos hacer nuestro trabajo? Alguien dirá: “Concéntrense en las tendencias sobre las que no hay contradicción en las tres mediciones”.

Y yo preguntaría por qué. ¿Qué clase de análisis sesgado sería ese? ¿Acaso sabemos cuál de las encuestas está contaminada? ¿Cuál no hizo bien su trabajo? ¿Cuál utilizó una metodología errada? ¿Alguna se vendió al mejor postor? Digamos que todas estas son posibilidades que hay que tener en cuenta, dada la disparidad ya no en las cifras presentadas en menos de 5 día sino en las tendencias mismas.

Para mí, no creo que sea serio pronunciarse sobre las últimas encuestas y mucho menos hacer un análisis de la intención de voto con esos resultados tan contradictorios. Lo que sí creo es que las encuestadoras nos deben una muy buena explicación de lo que está pasando con sus muestras.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo