Connect with us

Opinión

¿Elecciones o concurso de popularidad?

Publicado

el

Los ligados a la política o los que conocen gente preparada con toda seguridad emitirán un voto más consciente, pero los demás votarán por razones que no tienen nada que ver con la calidad del candidato. Dios nos coja confesados.



No sabía qué pensar cuando se convocó a elecciones congresales para este domingo 26 de enero. Se me venían muchas cosas a la cabeza, pero todo era difuso.

Sin embargo, conforme se acercaba la fecha y expuesto a todas esas entrevistas y notas periodísticas, a todas esas declaraciones surrealistas, creo que la palabra popularidad es la que mejor describe la situación: quién tiene más amigos, quién abarca más círculos de conocidos.

Me imagino que antes de la convocatoria a muchos de los candidatos no se le cruzaba la idea ni siquiera de candidatear a la cooperativa de su barrio, y esta elección congresal les cayó del cielo. Seguro que esa misma noche ya muchos comenzaron a soñar: la mayoría probablemente con el sueldo y las gollerías.

Lo visto hasta estos días cercanos a la elección nos trae a la memoria la política chicha, la criollada, la improvisación, la chabacanería, los destapes, la guerra sucia, etc. Todo vale: las redes sociales son el escenario para insultar o difamar. FP, el APRA y AP son las piñatas favoritas, pero de planes o proyectos de los demás partidos no hay nada.

Obvio que entre los más de dos mil candidatos hay un número de postulantes que si reúne la experiencia y/o los pergaminos necesarios para tan importante posición; pero son unos pocos, y probablemente no pasen de la décima parte del total. Hay de todo como en botica: condenados, los que no pagan pensión de alimentos, expertas en sexo anal, pegalones que lo admiten sin ruborizarse, tránsfugas, excongresistas que defendieron arduamente “la no reelección” y hoy aparecen en primera fila, y así por el estilo.

¿Cómo se deben sentir los electores? De repente como yo –perdido ante decenas de candidatos de los que no sabía de su existencia–, sin tiempo de digerir lo que viene sucediendo. Es como cuando vas a un show, e inesperadamente te escogen para un concurso o para que hagas cualquier cosa.

Los ligados a la política o los que conocen gente preparada con toda seguridad emitirán un voto más consciente, pero la enorme mayoría votará por “el conocido”, “el amigo del barrio”, “el compañero de trabajo”, “por el familiar de la expareja”, “por el dirigente del gremio” o en última instancia “por el candidato que le cayó bien en la tele”, etc. Es decir, votarán por razones que no tienen nada que ver con la calidad del candidato.

Dios nos coja confesados.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Y cómo es él?

Seguir leyendo

Opinión

Valentín Paniagua: noviembre 2000 – julio 2001

Seguir leyendo

Opinión

La “responsabilidad social” del presidente

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo