Connect with us

Opinión

¡Elecciones generales!

Publicado

el

Mucho me temo que solo nuevas elecciones podrán fin al choque de poderes y vacío de poder. Si el Congreso toma la iniciativa, el presidente será vacado y caerán con él sus vicepresidentes (como en el 2000); si quien lo hace es el Ejecutivo, el Parlamento será disuelto.



La situación política del país va camino a la colisión y no hay manera de detenerla. Es imposible. Se ha llegado a un punto en que tras cada acción de algún poder del Estado o de alguna autoridad ejecutiva, legislativa, fiscal o judicial, los actores políticos y la misma ciudadanía perciben una mano negra que quiere hundir a algunos o, en su defecto, una mano amiga que lanza una boya para salvar a otros.

No importa en lo más mínimo que esto no se pueda corroborar en los hechos. Lo cierto es que la gente lo siente así. Hoy mismo, por ejemplo, el jefe del Estado lo revela de una forma dramática y suplicante: “Le digo a Keiko Fujimori que no tengo nada que ver con lo que hace la fiscalía”. PPK se refiere al allanamiento judicial que padecieran, a pedido de la fiscalía, los locales de Fuerza Popular. La declaración del jefe del Estado es inútil, pues su palabra hace mucho que se ha quedado sin crédito debido a sus idas y venidas con respecto a Odebrecht y, por el contrario, ahonda más la percepción de que si él se explica sin que nadie se lo haya pedido formalmente es porque está detrás de lo que está negando.

Fuerza Popular, por supuesto, no se quedará de brazos cruzados y la situación seguirá escalando hasta llegar al clímax que la historia universal señala para este tipo de situaciones límite: quien desenfunda primero gana o, por lo menos, tiene la mejor probabilidad de ganar. Creo firmemente que la suerte del presidente está echada. Henry Kissinger decía, analizando cómo empezó la Primera Guerra Mundial, que una vez que se echó a andar lo que él llamó la “máquina infernal” (movilizaciones generales) no hubo forma humana de pararla. Ni los autócratas de entonces (el zar de Rusia, el Kaiser alemán y el emperador de Austria), con todo su poder, pudieron hacerlo (aunque quisieron). Es una analogía a tener en cuenta.

Otro hecho a analizar es la posición pública que han tomado algunos líderes de opinión que se perciben cercanos a la Embajada de los Estados Unidos de América. En ese sentido, afirmar que el pedido de renuncia formulado por Yeni Vilcatoma a PPK es un “puente de plata” que le ofrece el fujimorismo al jefe del Estado (por sus vinculaciones con Odebrecht), es un dato muy relevante a tener en cuenta (máxime si ya es la segunda vez que se opina en ese sentido). Cada vez que la Embajada de los Estados Unidos le ha bajado el dedo a alguien ese alguien ha caído. Cayó Montesinos y con él el régimen de los 90, nada menos.

Ese es el panorama. Mucho me temo que solo nuevas elecciones podrán fin al problema del choque de poderes y vacío de poder. Todo dependerá de quién tome la iniciativa. Si es el Ejecutivo, asistiremos a la disolución del Parlamento. Si es el Congreso, el presidente será vacado y caerán con él sus vicepresidentes (como en el 2000). Ya que el Soberano vea lo que decide.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La historieta del golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

Es una huelga por los derechos humanos

Seguir leyendo

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo