Connect with us

Opinión

#LoMásLeído: El vudú a Chávarry

Publicado

el

La determinación del régimen de copar el Poder Judicial o la Fiscalía es clara. La Junta de Fiscales es el botín que aún no puede alcanzar. 



Probablemente porque no podía fundamentar su acusación, la fiscal suprema provisional Bersabeth Revilla, adjunta de Pablo Sánchez, envió a su adjunto Alcides Chinchay a la audiencia donde se pretendía suspender al ex fiscal de la Nación Gonzalo Chávarry, darle la ansiada estocada final: apoderarse de la Junta de Fiscales y que el gobierno controle descaradamente la institución.

Quienes estuvieron en la audiencia refieren que Chinchay se mostraba inseguro y titubeante: “no sabía qué hacer”. No era para menos, carecía de argumentos para acusar a Chávarry. Debe dar vergüenza personal presentar una acusación sin ningún sustento jurídico, burda. Pero órdenes son órdenes, así que Chinchay tuvo que fundamentar una estupidez jurídica contraria a la ley de la Fiscalía de la Nación.

El fiscal de la Nación nombra y separa a fiscales de los puestos que les encargó.

Es una potestad incuestionable. Chávarry no sacó de la institución a Vela y a Pérez, les retiró su confianza y por ende la encargatura. Total, él los nombró en sus puestos. Y los encargos en la Fiscalía son provisionales. Sin embargo, el presidente Vizcarra regresó raudo del cambio de mando en Brasil, haciendo un papelón diplomático.

Hugo Núñez, el juez supremo que abrió investigación a Chávarry, también es provisional. Cosa curiosa y sospechosa: los magistrados que ejecutan la demolición de Chávarry son provisionales. Núñez tenía elementos de sobra para archivar el caso. Se le habría escuchado decir: “Esta es mi gran oportunidad de ser titular, no la voy a desaprovechar”.

“Prima la justicia del miedo. Se pone a provisionales en casos de envergadura para tenerlos en vilo”, afirma una fuente en Fiscalía. En la historia de la institución nunca se cuestionó que se retire a un fiscal de un cargo de confianza. La razón es simple, la ley lo faculta explícitamente.

La determinación del régimen de copar el Poder Judicial o la Fiscalía es clara. La Junta de Fiscales es el botín que aún no puede alcanzar.  Seguramente le inventarán otra historia a Chávarry. Ya escuchamos a exfiscales ir contra él. Si Vizcarra logra cerrar el Parlamento cambiando al premier y planteando la cuestión de confianza, requerirá controlar aún más la Fiscalía.

La sucia maniobra judicial fue precedida por titulares en la prensa ‘ayayera’ y politizada que levanta a los fiscales Vela y Pérez al nivel de héroes nacionales, defiende a punta de campañas el acuerdo con Odebrecht y apoya al gobierno en la delirante propuesta de adelanto de elecciones. Es un diseño mafioso evidente: la prensa comienza con titulares, sugerencias de un congresista ‘blindador’ del régimen, rebote aquí y allá, presionando a los jueces de manera grotesca. Los entendidos comentan que IDL está tras esa estrategia matonesca.

Resulta paradójico que el congresista Carlos Bruce, ex ‘pepekausa’, considere que vuelve el montesinismo por la infeliz decisión del fiscal Pérez de variarle la prisión domiciliaria al expresidente Kuczynski por haberse reunido con él y con la vicepresidenta. Ambos participaron del linchamiento de Chávarry. El poema de Bertolt Brecht “Ahora vienen por mí, pero es demasiado tarde” cobra vigencia nuevamente, como en tiempos del ‘montesinismo’.

Foto: Difusión

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Opinión

#LoMásLeído: La víspera de Keiko

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo