Connect with us

Opinión

El sueño y la misión

Publicado

el

PPK llegó al Congreso para expresar un legado filial que siente que no puede defraudar.



En recuerdo de su padre, Pedro Pablo Kucynski expresó con un juramento emocionado ante la representación nacional e internacional su compromiso social y ético con el país. Un empeño que viene desde su infancia y que le permitió hablar de los sueños que lo han acompañado durante su vida y que tienen como eje el legado de su padre, el médico polaco que hizo de su profesión una obligación de vida para atender a los más pobres.

PPK llegó al Congreso para expresar un legado filial que siente que no puede defraudar. Su discurso tuvo como eje la modernidad en un país sin discriminación, una nación que —como hijo de inmigrante ilustrado— percibe como cuna de la civilización con doscientos años de república pero con miles años de historia. Una visión para compartir en la que el nuevo presidente se inspira en el pasado de gloria para entender la modernidad contemporánea con claves sociales y éticas, como igualdad de oportunidades y respeto irrestricto a la dignidad humana y a los derechos, en especial de la mujer.

Sueños personales de una nación moderna e inclusiva. En el bicentenario, horizonte tantas veces mencionado, todos los peruanos tendrán acceso al agua las 24 horas, con una política de estado de saneamiento y de salud, lo que ya constituiría una verdadera revolución social que comienza con el sueño del agua.

Una revolución social frente a la cual no hay tiempo para divisiones ideológicas pues sin salud no hay desarrollo. Pide un solo sistema nacional de salud con acceso universal. Que la anemia haya desaparecido; que no haya mortalidad materna e infantil.

El sueño del bicentenario es una educación asegurada en instituciones de prestigio: en artes, deportes, ciencias, humanidades e idioma extranjero. Con universidades de calidad y acreditadas. Una vision de país que incluye jóvenes que entiendan lo que leen, que hablen el inglés o el chino. Y el quechua y el aymara.

Todo en un país seguro que no tenga que vivir en ciudades enrejadas.

PPK afirmó que cumplirá sus promesas de campaña. Nos diseñó un país en construcción con apoyo al agro, lo que significa desde Mariátegui la esencia de la justicia social, concepto olvidado en los más recientes discursos presidenciales y que viene de la Carta de 1979.

En resumen, el nuevo presidente llegó al Congreso para compartir sueños que pintan un Perú admirado por el mundo, formalizado, moderno, libre de inseguridad, corrupción y discriminación. Un sueño republicano reflejado en un discurso visionario que logró la satisfaccion del 90% de la ciudadanía, bien estructurado, cercano a la gente, fácil y resumido en seis compromisos de Estado. No dijo cómo lo hará; dejó al gabinete presidido por Fernando Zavala la muy compleja tarea de desgranar políticas ante el Congreso al solicitar la investidura.

Estamos ante dos revoluciones igualmente urgentes, una social y otra moral. Que las haya fraseado es un avance. Pero de buenas intenciones está empedrado el infierno. Le toca ahora recorrer el camino nada fácil de un país al que ha entregado el sentido de una misión, política y social, no ideologizada, colectiva y de participación.

Que su gobierno se mantenga a la altura del compromiso. Toda la suerte para que así sea.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo