Connect with us

Opinión

El show de la mentira

Publicado

el

Son varios medios golpistas sin careta dirigidos algunos por extranjeros que, si el Perú tuviera un poco más de autoestima, deberían ser expulsados del país como persona non grata en el término de la distancia.



La Sociedad Peruana de Psicoanálisis se ha pronunciado ante la sucesión constitucional producida por la vacancia del expresidente Martín Vizcarra considerando al gobierno se su sucesor, el presidente Manuel Merino de Lama, como un “poder ilegítimo”. Pero la misma asociación nunca sacó un comunicado en rechazo a la violencia de Alexander Peña, quien el 18 de noviembre de 2018, en la puerta de la residencia del embajador de Uruguay en Lima, le propinó una paliza de poder ilegítimo al político aprista Luis Alva Castro, quien salía de visitar al expresidente Alan García, refugiado allí.

Alexander Peña es el hijo del prominente sicoanalista Saúl Peña Kolenkautsky, y fue liberado ante falta de denuncia alegando que se dejó llevar por la “euforia colectiva y una profunda indignación”. Bueno, un hecho similar sucedió con el congresista Manuel Burga, agredido por Carlos Ezeta de 24 años, justificando que “fue un impulso de indignación” y pidiendo perdón por este poder ilegítimo de la fuerza. La prensa ha abogado por su liberación.

Durante esas mismas horas, un roadshow de noticias ha querido mostrar al país –valga la redundancia– un país que explota de indignación, transmitiendo ininterrumpidamente pequeñas o medianas manifestaciones contra la vacancia en el Centro de Lima de desinformados ciudadanos. Para esa desinformación, los medios de prensa se han valido de portadas de diarios, opinólogos en programas políticos y noticieros, además de entrevistas en vivo a candidatos presidenciales o a algún cargo público para las elecciones del 11 de abril del 2021.

Por ejemplo, el mismo día en que fue vacado por corrupto Martín Vizcarra los medios entrevistaban en la Plaza San Martín, en la que todavía se agolpaba poca gente, a los candidatos Julio Guzmán y Susel Paredes (cuyo partido había perdido con votos en el Congreso la defensa de Vizcarra), que arengaban a la gente vociferando que se había producido un golpe de Estado para aplazar las elecciones generales y violar el calendario electoral. Falso.

La mentira quedó colgando cuando el presidente Merino, en su primer mensaje a la nación, confirmó la convocatoria de elecciones para el 11 de abril como estas estaban previstas. Otra de las mentiras que se repiten a fuerza de que se transformen en verdades es que esta vacancia ha sido un golpe de la corrupción que quiere crear más universidades bamba desde el Congreso o desarticular la SUNEDU, sin ninguna prueba que lo sustente.

Lo que sí está bien fundamentado es la corrupción de Martín Vizcarra, al que ya ni le creen sus mentiras sus periodistas favoritos como Patricia del Río, quien en una grabación privada que se ha hecho pública no duda –de acuerdo con las pruebas que le presentaron sus amigos fiscales en conversaciones privadas– de que es un ladrón de siete suelas. Es una lástima que, sabiéndolo, no se lo haya expresado a sus oyentes de RPP.

Lo mismo sucede con la “indignación del Perú”. El establishment caviar pretende vender la idea de un país en llamas, que podría arder como lo hizo Chile hace un año con manifestaciones inacabables. Así lo hace saber la señora Rosa María Palacios, rabona del poder de turno del que ahora está expectorada, arengando a la policía a que mejor no siga reprimiendo porque es inútil. ¡La señora Palacios se ha convertido en Rosa Luxemburgo!

La verdad y no la mentira es que el país está en calma, aunque no le guste o no entienda ni un pepino que se fue un presidente y entró otro, y eso es lo que tal vez indigna no al país, sino a los caviares. La “calle” a la que tanto filman sus noticieros no es, pues, la calle de los cerros y quebradas del Perú, sino de un pequeño grupo de estudiantes y desinformados a los que se les irá desinflando la “indignación” a medida de que el Estado siga funcionando y la vida siga igual.

Contra eso juegan los medios, varios de ellos golpistas sin careta y dirigidos algunos por extranjeros que, si el Perú tuviera un poco más de autoestima, deberían ser expulsados del país como persona non grata en el término de la distancia. Parafraseando el titular de un diario: el Perú no se merece un show de la mentira.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Opinión

Vacancia y vacuna

Seguir leyendo

Opinión

Instituciones altamente politizadas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo