Connect with us

Opinión

El premier anticorrupción

Publicado

el

El caso de Villanueva muestra que la trama del gobierno y sus fiscales adictos es real y no una suposición. Y expone el verdadero rostro del "gobierno de la cruzada contra la corrupción".



Resulta que el premier abanderado de la lucha anticorrupción del gobierno de Martín Vizcarra era un corrupto. El reportaje de Graciela Villasís en El Comercio que revela que el congresista de APP, César Villanueva, habría recibido 320 mil dólares como coima de Odebrecht por la carretera Cuñumbuque-San José de Sisa cuando él era gobernador regional de San Martín, de acuerdo con el testimonio de Jorge Barata (“Odebrecht habría pagado US$320 mil a Villanueva por San José de Sisa”, 8.9.19).

Hay varios hechos a destacar en este tema. El primero, que la fiscalía tenía información, a través de testimonios de miembros del Club de la Construcción, de que Odebrecht había pagado coimas a Villanueva y otros por esa obra, aviso que les llegó cuando el susodicho todavía era premier. Yo recibí información de fuentes cercanas a la fiscalía y lo publiqué en El Comercio el 16 de febrero de este año, planteando que los fiscales que viajaron al Brasil deberían preguntar específicamente por la carretera Cuñumbuque-San José de Sisa construida por Odebrecht a un costo de ciento diez millones de soles. (“¿Harán las preguntas necesarias?”)

Allí señalaba que “la cuestión es si la fiscalía, ahora bajo la casi completa influencia del gobierno y sus aliados, hará todas las preguntas necesarias o solo las formulará en una dirección, evitando otras que pueden ser más que incómodas a los que hoy detentan el poder.” Y adelantaba que “aunque quizá lo que funcione sea la hipótesis formulada en esta columna, de que el descarado interés de la coalición vizcarrista de tomar el control del Ministerio Público –cosa que ya consiguieron casi completamente– tenía el propósito de proteger a varios corruptos integrantes de ese conglomerado y perjudicar a sus adversarios políticos”.

Y eso es lo que ocurrió. Los fiscales Rafael Vela y José Pérez protegieron al premier de Vizcarra: no preguntaron por Villanueva, no por lo menos en las declaraciones formales de los funcionarios de Odebrecht, y sí indagaron sobre sus adversarios políticos.

No obstante, tres semanas después –el 8 de marzo– Villanueva fue despedido de la Presidencia del Consejo de Ministros sin motivo aparente y reemplazado por Salvador del Solar. ¡Qué casualidad!

Probablemente los fiscales, que como he dicho, ya sabían de las denuncias sobre Villanueva por los miembros del Club de la Construcción, se lo comunicaron a su protector y aliado Martín Vizcarra y este se deshizo de Villanueva. Si los fiscales preguntaron off de record, por lo bajo, a los funcionarios de Odebrecht sobre la coima a Villanueva es algo que no se sabe (todavía).

En todo caso no lo hicieron formalmente, porque revelar que el entonces premier del gobierno que tiene como único “logro” la lucha contra la corrupción es precisamente un corrupto, hubiera sido un golpe demoledor al gobierno de Vizcarra, patrocinador de los fiscales.

Villanueva llegó al Congreso por el partido de César Acuña (APP) y votó en contra de la vacancia de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) en diciembre de 2017. Pero luego de eso, repentinamente y sin motivo aparente, se convirtió en un entusiasta de la destitución de PPK y fue el visible coordinador de los que apoyaban esa medida.

Tanto apasionamiento despertó sospechas. En varias entrevistas periodísticas le preguntaron entonces si es que no estaba coludido con el vicepresidente Martín Vizcarra que le habría ofrecido el premierato. Villanueva lo negó enfáticamente. Y, luego que PPK al borde la vacancia renunció y Vizcarra asumió la presidencia, Villanueva se convirtió en premier.

Desde ese cargo acompañó a su jefe en su supuesta cruzada anticorrupción, en particular en los ataques al entonces fiscal de la Nación Pedro Chávarry. Ahora se entiende el porqué. Chávarry no estaba en el juego de Vizcarra y sus apadrinados Vela y Pérez. Estos se prestaban a la maniobra de atacar a los adversarios del gobierno y encubrir a los de la coalición vizcarrista, entre los cuales estaba Villanueva.

Al final, viendo que Villanueva podía quedar en evidencia, lo apartaron discretamente. Y cuando el periodista ecuatoriano Andersson Boscán reveló los archivos ocultos de Odebrecht, no les quedó más a los fiscales que preguntar por el ex Premier. Pero hicieron su trabajo, cubriéndolo cuando todavía era el segundo hombre del gobierno anticorrupción.

En síntesis, el caso de Villanueva muestra que la trama del gobierno y sus fiscales adictos es real y no una suposición. Y expone el verdadero rostro del “gobierno de la cruzada anticorrupción”.

Imagen: Perú21

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Opinión

Momento decisivo

Seguir leyendo

Opinión

Los intocables

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo