Connect with us

Opinión

El Perú paralizado y un gobierno vacuo

Publicado

el

¿Cuánto se invertirá, por cuanto tiempo, qué hacer con las personas directa o indirectamente afectadas, sean trabajadores formales o no? ¿Se previó la asistencia a la población vulnerable, en pobreza y extrema pobreza?



Vizcarra volvió a ampliar el toque de queda desde las 6 pm hasta las 5 am (salvo en Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad y Loreto, donde rige dos horas antes). Días atrás, había ampliado el estado de emergencia sanitaria hasta el 12 de abril próximo.

Es cierto que hasta la fecha tenemos novecientos cincuenta infectados y veinticuatro fallecidos por el Covid-19, y que lamentablemente lo más probable es que ambas cifras vayan en aumento. Pero, con todo ello, ¿era necesaria la ampliación de la cuarentena y más aún el toque de queda?

Los alabarderos palaciegos (por candidez o interés) respaldaron fervorosamente esta medida, haciéndonos reflexionar –aún a punta de pistola, como lo dijo el general EP Astudillo– sobre la necesidad de cumplir estrictamente con la cuarentena por “el bien de todos nosotros”. Pero, como no todo en la vida es color de rosa, habemos quienes desde una perspectiva distinta expresamos nuestras críticas al gobierno, no tanto por la urgente necesidad de contrarrestar y aplacar esta pandemia sino por la incuria en la toma de decisiones por parte de Vizcarra en la conducción del destino de nuestra patria.

Sabemos que este mortal virus se hizo conocido a nivel mundial en los primeros días del pasado mes de enero, y que el gobierno reaccionó recién el 15 de marzo. En todo ese tiempo, Vizcarra anduvo abocado a las elecciones complementarias al Congreso (26 de enero de 2020), ilustrándonos sobre “por quién no votar”. Siguió además con su discurso monotemático de “lucha frontal contra la corrupción”, el mismo que casi se llevó a dos de sus ministros (Barrios y Lozada, de Producción y de Transportes y Comunicaciones, respectivamente). Solo entonces decidió “hacerse cargo de la situación” y aisló al país tanto fuera como dentro. Un nuevo lema quizá sería: “Todos encerrados, ningún contagiado”.

Vizcarra es un personaje netamente táctico. Es decir, utiliza con bastante astucia el lenguaje de masas, transmitiendo el sentir de la población (si lo que llama “el pueblo” está contento, comparte su algarabía, y si está enojado también). Es por tanto, emotivo. Sin embargo, para dirigir un país –más aún uno complejo como el nuestro– ello no es suficiente, pues se requiere ESTRATEGIAS.

Setenta y cinco días tuvo, tiempo más que suficiente, no solo para construir (o reconstruir) la alicaída infraestructura hospitalaria, o contratar más personal de salud, o adquirir a mansalva medicamentos, sino para vislumbrar una estrategia precisamente sobre dos frentes: el sanitario y el económico.

¿Cuánto se invertirá, por cuanto tiempo, qué hacer con las personas directa o indirectamente afectadas, sean trabajadores formales o no? ¿Se previó la asistencia a la población vulnerable, en pobreza y extrema pobreza? Nada de esto hizo, por el contrario nos aisló más todavía con el toque de queda, y viene otorgando a cuentagotas (acorde al clamor popular traducido por los áulicos medios de prensa) subvenciones sin retorno a la caja fiscal. Chorreo a discreción.

Europa y EE. UU. avanza a un ritmo acelerado para encontrar la vacuna a este flagelo mundial, pero una terrible recesión está en ciernes, peor aún que la crisis del 2008. ABC: “El reto hoy de la letanía de autoridades económicas –Gobiernos, bancos centrales, FMI, Banco Mundial, G20, G7– es evitar que ese batacazo acotado en el tiempo se transforme en algo más: en una Gran Depresión, como en los años treinta del siglo pasado (…) Evitar, en definitiva, un cortocircuito en el sistema productivo que estrangule el crecimiento por años y no por meses”.

Nuestro país no es ajeno a esta coyuntura internacional, y ya hablamos de un crecimiento entre -3% a -5%. Y, paralelo a este reto económico, como bien ha señalado Iván Duque, presidente de Colombia: “Hoy nos toca convivir con el virus”.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El verdadero grupo de poder

Seguir leyendo

Opinión

Lampazo

Seguir leyendo

Opinión

Especulación, cárcel y soluciones

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo