Connect with us

Opinión

El peor año de Humala

Publicado

el

Este 28 de julio solo será una fecha protocolar: el gobierno no tiene nada más que ofrecer.



Luis Iberico se ha impuesto como presidente del Congreso de la República a Vicente Zeballos por una diferencia de 15 votos. Una ventaja que se traduce en el apoyo de algunos nacionalistas que simplemente se han desmarcado de las órdenes que vienen de Palacio.

Así vive su último año de gobierno el presidente Ollanta Humala: castigado por su propia gente, también harta de la mediocridad de su gestión. Nacionalistas decepcionados e incrédulos sobre algún viraje positivo porque saben que eso es pura fantasía.  

Y tienen razón, pues la actual administración gubernamental no solo ha demostrado incapacidad o ausencia de liderazgo sino que la deslealtad con su propia gente también ha jugado un papel en esta goleada política: ahora tendrá que convivir con un Legislativo donde su partido no tiene mayoría.

Pero eso no es todo. Humala tendrá que entender que paga el precio de no haber tenido una convicción política definida: todas las posiciones que ha adquirido tienen la sospecha de la conveniencia. Su relación con el chavismo fue oportuna en el 2006 y en el 2011 abandonó con absoluta tranquilidad el eje de su propuesta inicial (la Gran Transformación) para convertirse en presidente, luego de jurar que defendería la Hoja de Ruta.

Entonces, hablamos de un carenciado ideológico, de alguien que bailó con la música del momento pero que se olvidó de que las modas están condenadas por su carácter efímero. Nos hicimos de un presidente sin personalidad que no podía emprender un liderazgo genuino porque no disponía de consistencia a nivel individual.

Por eso, uno no debería extrañarse de su falta de liderazgo con Conga, Tía María o la desaceleración económica del país —al margen de factores externos—, el cual tiene la marca de su inoperancia.

Y este 28 de julio de 2015, Ollanta Humala se dirigirá al país con el peso de un 80% de desaprobación. La fe en él no existe: solo rogamos porque el año que falta sea relámpago y no nos hundamos más. Así sea.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Opinión

Censura y esclavitud

Seguir leyendo

Opinión

Alternancia y paridad: burradas y transparencia 

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo