Connect with us

Opinión

El papa y el rey

Publicado

el

La multitudinaria recepción ofrecida a Francisco por Mohamed VI proyecta una cultura marroquí de admirable respeto y tolerancia con el mundo católico, en tiempos en que grupos radicales pretenden aniquilar a quienes no piensan como ellos o no comparten su credo.



La multitudinaria recepción ofrecida al papa Francisco por el rey Mohamed VI proyecta una cultura marroquí de admirable respeto y tolerancia con el mundo católico, en tiempos en que grupos radicales pretenden aniquilar a quienes no piensan como ellos o no comparten su credo. Por ello, fue altamente significativo que el papa y el rey declararan que Jerusalén es “patrimonio común de las tres religiones monoteístas”, es decir, del islamismo, judaísmo y cristianismo.

Hizo bien Su Santidad, por tanto, en rememorar el histórico encuentro ocurrido hace 800 años –en 1219– entre San Francisco de Asís y el sultán Al Malik, cuando cruzados y tropas musulmanas estaban en guerra. Si bien no se alcanzó un armisticio, ese esfuerzo ha sido registrado como un valioso antecedente histórico de la importancia del diálogo, inclusive en las circunstancias más adversas, para buscar el entendimiento y la coexistencia pacífica entre diversas confesiones.

En ese contexto, el Papa destacó en Rabat que la tolerancia “es el camino de paz y armonía para la humanidad, ahí donde el extremismo y el odio son factores de división y destrucción” para luego destacar el esfuerzo académico que el rey marroquí impulsa en el instituto formativo de imanes –que lleva su nombre–, donde los predicadores son formados en una doctrina de paz, de inclusión y tolerancia: lo contrario a la “instrumentalización de las religiones para incitar al odio, a la violencia, al extremismo o al fanatismo ciego y que se use el nombre de Dios para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión”, como expresa el Sumo Pontífice.

Con una población 98.3% islamista, en Marruecos existen varias iglesias y un centro de apoyo católico para niños pobres y mujeres que desarrollan sus actividades con entera libertad.

En 2007 conocí al rey Mohamed VI en el Palacio de Casablanca gracias a la iniciativa del canciller Benaissa, un notable autoridad diplomática no solo de su patria sino del mundo árabe. Asistí acompañado de nuestro embajador Jorge Abarca y de Fadel Benyaich, hijo del médico del rey Hassan ll asesinado en 1971, cuando con su propio cuerpo defendió al monarca de un grupo de militares golpistas que ingresó disparando a su casa de verano en Sjirat, donde celebraba su cumpleaños. Un año después otros militares subversivos, utilizando seis aviones cazas, atacaron la nave en que retornaba el mandatario de Francia y afectaron dos de los tres reactores y otras partes vitales, a pesar de lo cual logró aterrizar milagrosamente en Rabat.

Recordaba estos dramáticos sucesos camino al encuentro con Mahomed VI, entonces de 44 años, descendiente del profeta Mahoma y cuya dinastía alauí gobierna ese país hace 800 años. Lo imaginaba una persona distante, protocolar, discreta, pero resultó lo contrario. Su castellano era perfecto, conversaba animadamente y sostuvo que, así como España era el puente geográfico natural entre América Latina y Europa, su país –donde 10% de la población habla nuestro idioma– era el área de conexión con África y otras naciones árabes. Además, consideraba indispensable modernizar las sociedades, hacer de la salud y la educación grandes objetivos del Estado, y dar la batalla por el medio ambiente y la energía renovable que, según estimaciones, alcanzará el 2020 el 42% de su territorio (especialmente la energía solar).

Pero, sobre todo, Mohamed VI reiteró varias veces que su compromiso mayor era hacer del pluralismo y la tolerancia columnas vertebrales para garantizar la paz. Una hora demoró esta conversación con un monarca amable y culto, que ha dado una demostración de amplitud recibiendo con honores y respeto al papa, máximo representante de mil 300 millones de católicos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Marcelo y el candidato del color de la mora

Seguir leyendo

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo