Connect with us

Opinión

#LoMásLeído: El negocio redondo de Verónika

Publicado

el

En el ámbito electoral esto significa que la izquierda de Mendoza y Cerrón tratará de disputarle al bloque conservador de derecha un inmenso bolsón popular ajeno a las disquisiciones ideológicas sofisticadas.



En Lima una sarta de gente que vive en una burbuja de redes sociales ha criticado la alianza entre Nuevo Perú de Verónika Mendoza y el partido del facho Vladimir Cerrón que cuenta con inscripción electoral. Desde “autogol” hasta “suicidio político” han sido los calificativos de los opinólogos caviares en los medios invadidos con esa agenda, confundiendo la unanimidad que reina en sus redacciones de TV, radio y periódicos con la agenda mayoritaria del país (independientemente de si nos guste o no).

Pero lo cierto es que el Perú no es feminista ni cree en el matrimonio homosexual, ni en las entelequias de género que han significado la ruptura de un grupo de caras visibles del grupo de Mendoza cuando esta se embarcó con Cerrón.

Digámoslo así: Mendoza ha hecho el negocio de su vida y estoy seguro de que sacará una avalancha de votos en las próximas elecciones parlamentarias del 2020. Primero, comparte con Cerrón la ideología chavista a la que nunca, ni en los peores momentos de la crisis social y política venezolana, quiso condenar: el Estado empresario e interventor que le solucione los problemas a todo el mundo es un gen del ADN del peruano promedio desde tiempos inmemoriales, sobre todo en provincias. De ahí que la propuesta de un nueva Constitución que cambie el capítulo económico y permita la perpetuación en el poder de un caudillo siempre tendrá a una mayoría latente de peruanos de su lado, cosa que Mendoza y Cerrón tratarán de aprovechar al máximo en el 2020.

Luego, pero no por ello menos importante, está la agenda homófoba, antisemita y misógina de Cerrón que –a diferencia de lo que siente la burbuja de las redes sociales– no es un pasivo sino un activo en la presente coyuntura política. En el ámbito electoral esto significa que la izquierda de Mendoza y Cerrón tratará de disputarle al bloque conservador de derecha un bolsón popular ajeno a las disquisiciones ideológicas sofisticadas, sobre todo económicas. En este sentido, a quién le importa la renuncia y los votos de unas cuantas feministas y los jalones de trenzas de los LGTBI.

Paradójicamente, el gran desafío de Mendoza es que siendo ella mujer logre convencer, a ese electorado basto-machista-caudillista al que apuesta, de que ella es la líder que el Perú necesita.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo