Connect with us

Opinión

El hijo de y la hija de

Publicado

el

Repugna la lógica de los caviares que ante una misma situación tienen diferentes conclusiones: ¿mientras que al señor Agüero no se le puede condenar por ser el "hijo de", a la señora Fujimori sí?



Cuando arreciaba la campaña electoral del 2016, y la señora Fujimori corría a la cabeza de las encuestas en segunda vuelta, PPK y los caviares que se habían subido a su carro empezaron una feroz y efectiva campaña de difamación ad hominem. Keiko Fujimori quedó despersonalizada en su identidad y convertida en “la hija de” y, en ese sentido, heredera de un veto moral y político que llegó a la cumbre de la infamia cuando PPK lanzó aquella bajeza de “hija de ratero es ratera también”.

De inmediato, en las redes sociales, el eco no se hizo esperar. Los más repitieron sin tapujos la despreciable sentencia de PPK mientras que los menos –siempre sinuosos– la avalaron con justificaciones bizantinas y preguntas dirigidas a “reflexionar” si PPK no tendría algo de razón, revelando la negra entraña moral que caracteriza a aquellos que se enjuagan la boca con los derechos humanos. De nada sirvió que la señora Fujimori hubiese dicho desde la primera vuelta que condenaba los errores y delitos del gobierno de su padre y que no iba a a usar su poder político para indultarlo en caso de ser elegida presidenta (como sí lo indultó luego PPK para salvar el cuello, haciendo cholitos a los caviares que votaron por él).

Los hechos demostraron con creces que la “hija de” no era ningún satélite de nadie: ni del padre ni del hermano, apartados hoy completamente de las decisiones políticas del partido que lidera la señora Fujimori (para ira de la “vieja guardia” de los 90).

Hoy veo que los caviares sacan la cara por el escritor y poeta José Carlos Agüero ante las críticas y ataques de un sector de la opinión pública que considera inaceptable que forme parte de un comité que perfila los lineamientos del así llamado Lugar de la Memoria (Memoria Selectiva, como demostró el general Donayre). Y esto porque al señor Agüero (antifujimorista) se le quiere hacer pagar los pasivos de sus padres, senderistas ambos. No entiendo la lógica de los caviares que ante la misma situación tienen diferentes conclusiones. ¿Mientras que al señor Agüero no se le puede condenar por ser el “hijo de” a la señora Fujimori, sí?

Dejémonos de hipocresías. Ningún hijo tiene por qué pagar los pasivos morales de sus padres. Tampoco los políticos, a menos que ellos mismos los reivindiquen. En la cultura de la libertad cada cual responde por sus actos y es por ellos que debe ser juzgado. De eso se trata, precisamente, los derechos humanos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo