Connect with us

Opinión

El hábito no hace al monje

Publicado

el

Hoy el mundo está plagado de advenedizos que se denominan "políticos": el Perú no es la excepción.



Stevenson, famoso ensayista escocés del siglo XIX, decía que “La política es quizás la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación”. Hoy el mundo está plagado de advenedizos que se denominan “políticos” y el Perú no es una excepción, por lo que estoy segura de que Stevenson se lo pensaría nuevamente antes de hacer una afirmación tan audaz y que en nuestros tiempos se considera errada.

Tener liderazgo político es esencial: es la gran cualidad en la que confluyen el conocimiento y las habilidades personales (estas últimas, innatas, difícilmente el dinero puede comprarlas. Desafortunadamente, la realidad nos demuestra que muy pocas personas son conscientes de sus limitaciones y de la responsabilidad que implica acceder al poder y tener en sus manos decisiones trascendentales que cambian los destinos de un país. Para algunos, ingresar a la política es una aspiración legítima por el simple hecho de haber triunfado en los negocios (Trump, Piñeira, Acuña), perversa mezcla de vanidad y poder. Otros no saben distinguir entre su capacidad técnica —por la cual son convocados— y un eventual potencial político. 

En este último escenario se ubica nuestra vicepresidenta Aráoz. Muy buenas intenciones pero absoluta falta de sentido estratégico y de oportunidad. A fines de noviembre, declaró: “Huaroc fue denunciado por hacer trampa”, con ocasión del cuestionamiento al directorio de Petroperú por haberlo designado como responsable de la Gerencia de Relaciones Comunitarias. Ello determinó la renuncia de su presidente, un magnifico profesional  que se estaba haciendo cargo de una compañía complicada y cuestionada.

Un gobierno que carece de gente experta y con trayectoria, no puede darse esos lujos.

Posteriormente, con motivo de la reunión sostenida entre Kuczynski y Fujimori, Aráoz declaró: “Entraremos en un proceso de diálogo y reflexión”. Poco tiempo después, al referirse a Fuerza Popular expresó: “Nos hacen sufrir […] Se imponen con normas que no sirven para nada”. Su antifujimorismo lo exuda por cada poro. ¿Tendrá conciencia de que su falta de control, apasionamiento y afán de victimización solo debilitan su representación e impactan negativamente en el poco juego político del Gobierno?  

Urge un curso intensivo de política y un buen maestro… pero aparentemente PPK no sería el más indicado. Hoy estamos ante el peor escenario de corrupción de nuestra historia, que en el mejor de los casos involucraría solo a los tres últimos gobiernos, y nuestros políticos parecen (¿o realmente son?) amateurs.

Reina la indolencia; prima la impunidad. Recordemos que la política no es terreno para pusilánimes y mucho menos en tiempos de grandes crisis.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo