Connect with us

Opinión

El enigma Kenji

Publicado

el

Lo único seguro es que gestos como el del congresista y su padre son los mensajes que el país necesita en esta hora encrespada.



Sigue siendo una incógnita. Todavía hay sabios que aseguran que Kenji es un incapaz y que la figura que proyecta es el resultado de un ramillete de asesores, ventrílocuos exitosos. Al congresista Fujimori lo aprecio aunque no lo conozco, pese a figurar mi nombre en alguna alucinada lista de asesores. Él sigue siendo una incógnita.

Lo que está claro es que su figura ha pasado a dominar la escena y abre los noticieros. A esto contribuyen con marcado entusiasmo los voceros mediáticos del antifujimorismo, deseosos de verlo perfilar su liderazgo hasta romper la bankada fujimorista incluso al precio de tolerar el indulto a Alberto Fujimori.

Muy al margen de la opción política de cada lector, creo que el estilo de Kenji es diferente. A lo mejor es una suerte de fujimorismo millenial frente al que los tíos y tías metidos en la guerrita congresal no atan ni desatan. Logre o no sus objetivos, es posible que Kenji Gerardo sea recordado como el primer político peruano auténticamente del siglo veintiuno. Para eso no necesita asesores, le basta con ser él.

Pero el enigma persiste. Visto con ojos urbanos, el Kenji los está trolleando a los tíos para arriba para abajo y eso oxigena. Visto con ojos rurales andinos, el Chinito está llamando a un tinkuy. Y como sabe el paisanaje, tinkuy significa muchas cosas. Desde combate ritual a desafío, desde afortunada intuición (por eso la tinka) hasta una seducción. Desde un simple tinkaso hasta avanzar todos juntos hacia lo nuevo.

Es natural que prime el recelo. Y a lo mejor la visita y ayuda a Ollanta Humala pueden ser vistas como parte de un plan de marketing. Pero los hechos hablan de manera contundente y quien centre su crítica en el hecho de haber marcado las bolsas de comida con las iniciales de ambos presos seguramente en su vida ha visitado un penal. Suerte de algunos.

Disculpen la reiteración, pero el enigma Kenji sigue siendo eso: un enigma. De lo que sí estoy seguro es de que gestos como el de Kenji y su padre son los mensajes que el país necesita en esta hora encrespada. El pueblo no necesita carpeta para entender la vida y comparar el gesto de los Fujimori con Humala, caído en desgracia, frente a la bilis reiterada y el odio empozado que destila nuestro laureado novelista.

¿Qué es lo que el Perú necesita? Ambas imágenes son claras. Un asertivo Kenji llamando a la reconciliación y un Vargas Llosa emponzoñado delimitando fronteras de odio. ¿Qué es lo que el Perú necesita?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Opinión

#LoMásLeído: La víspera de Keiko

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]tico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo