Connect with us

Opinión

El embajador Castilla

Publicado

el

Bulla innecesaria por nombramiento absolutamente procedente



La designación del exministro de Economía Luis Miguel Castilla como nuevo embajador del Perú en los Estados Unidos, ha ocasionado reacciones de todo calibre en las que predomina la indiferencia pero también la descalificación. ¿Por qué el gobierno de Ollanta Humala nombra a alguien ajeno a la carrera diplomática para una plaza tan importante? ¿Paga favores políticos con ello? 

Lo cierto es que el presidente tiene la facultad de hacerlo según el artículo 118°, inciso 12 de la Constitución (“nombrar embajadores y ministros plenipotenciarios, con aprobación del Consejo de Ministros, con cargo de dar cuenta al Congreso”) y en base a la ley del Servicio Diplomático, la cual establece el límite de 20 por ciento para designar embajadores en el exterior que no pertenezcan a Torre Tagle.

Lo segundo es que Castilla —por más que a algunos no les haya gustado su gestión ministerial o lo consideren funcional a los intereses empresariales— es una persona calificada para ejercer esa tarea, como lo fueron otros embajadores políticos ante Washington como Roberto Dañino (gobierno de Alejandro Toledo) y Luis Valdivieso (gobierno de Alan García). 

Pero es cierto también que el ruido generado alrededor de este encargo, absolutamente procedente, está vinculado al galopante desgaste del régimen humalista. Todo lo que hace y hará este año siempre parecerá sospechoso o cuestionable.  

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Greta Thunberg, Lindbergh y Cristóbal Colón

Seguir leyendo

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo