Connect with us

Opinión

El acuerdo bamba con Odebrecht se cae

Publicado

el

No duró ni una semana: la corrupta constructora sí había pagado coimas por el Gasoducto Sur Peruano, obra que no fue incluida en el convenio. ¿Qué harán los fiscales que no dieron cuenta del elefante que se paseaba en sus narices?



No duró ni una semana. El acuerdo que tanto los fiscales Rafael Vela y José Pérez como el procurador del gobierno suscribieron con Odebrecht –y que una temerosa juez convalidó– fue ostentosamente presentado hace menos de una semana, y se acaba de derrumbar cuando ha quedado manifiestamente demostrado que la empresa mintió –tal como muchos sospechaban– porque sí había pagado coimas por el Gasoducto Sur Peruano (GSP), obra que no fue incluida en ese acuerdo.

Una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas (ICIJ) ha revelado que hubo sobornos de más de tres millones de dólares por el GSP. Las coimas fueron desembolsadas entre el 19 de setiembre y el 12 de noviembre de 2014, en el gobierno de Ollanta Humala y Nadine Heredia según ha revelado el portal Convoca.pe (“Aparecen pagos por US$ 3 millones asociados al Gasoducto del Sur en planillas secretas de Odebrecht”. 26.6.19). Son 17 transferencias y los destinatarios tienen seudónimos. Por ejemplo, ‘Princesa’ y ‘Magali’ recibieron US$ 900 000 y US$ 450 000 respectivamente y ‘French’, US$ 500 000. ¿Quiénes serán? ¿Muy difícil de adivinar?

Era de suponer que en el proyecto más grande realizado en el país –US$ 7,500 millones– Odebrecht hubiera pagado coimas, sobre todo teniendo en cuenta que fue originalmente diseñado como una inversión privada y que después se transformó en pública con un aumento astronómico de los montos. Y que el mismo día en que se abrieron los sobres de la licitación, al otro postor fue descalificado en una decisión cuestionable, según se dice digitada desde Palacio de Gobierno.

Así, como postor único, Odebrecht se hizo de un negocio monumental.

Varios señalamos ese como uno de los problemas más serios del acuerdo que los fiscales Vela y Pérez, y el gobierno a través del procurador, finalmente sacaron adelante. Solo se consideraban 4 obras y se excluían otras, como el GSP. Los sicarios mediáticos del vizcarrismo, estrechamente asociados a los fiscales y también a Odebrecht, atacaron e insultaron a todo aquel que cuestionara el acuerdo.

Para tal efecto usaron información proporcionada por Odebrecht, correos electrónicos y documentos que solo esa empresa tenía. Manuel Romero Caro, uno de los críticos más persistentes del acuerdo, fue uno de los blancos de esa campaña. Según los defensores del acuerdo, había que suscribirlo porque ahora Odebrecht había cambiado, ya no mentía y ayudaba completamente a la justicia para identificar a los sinvergüenzas.

Por ejemplo, Gustavo Gorriti sostuvo que es “una compañía que se encuentra ahora en profundo proceso de reforma y que hoy colabora plenamente en la tarea de identificar la corrupción y los corruptos” (IDL-R, “Hipócritas y bribones”, 23.1.19). Todo eso para justificar el acuerdo que, según Romero Caro y otros, era perjudicial para el Perú en varios aspectos.

Específicamente, Odebrecht reclama US$ 2000 millones por lo que avanzó en la construcción del Gasoducto. Es decir, diez veces más de lo que pagará de reparación civil en 15 años, según el acuerdo aceptado por Vela, Pérez y el Gobierno, y defendido con entusiasmo y ardor por sus sicarios mediáticos. El gobierno de Martín Vizcarra, que insiste en continuar el GSP –a pesar de que hay otras alternativas mejores y más baratas– parecía estar enrumbado a transar también en este tema con la empresa.

Ahora, con las nuevas revelaciones que han llegado de fuera (como casi todo lo importante que se conoce), el castillo de naipes puede derrumbarse.

¿Qué harán los fiscales que no dieron cuenta del elefante que se paseaba en sus narices? ¿Se puede confiar en ellos realmente? ¿Serán diligentes para averiguar quiénes son ‘Princesa’ ‘Magali’, ‘French’ y otros? ¿O seguirá la política de encubrir a algunos distrayendo la atención con vocingleras acusaciones sobre otros?

El miércoles 19 los fiscales y el procurador presentaron con bombos y platillos el acuerdo: “La aprobación del acuerdo de colaboración eficaz con Odebrecht por parte del Poder Judicial marca un hito en el sistema de jurisprudencia de casos de gran criminalidad, como Lava Jato. Así lo expresó el fiscal coordinador del equipo especial, Rafael Vela” (“Acuerdo del equipo especial con Odebrecht no podrá ser impugnado”, El Comercio, 20.6.19).

Sin duda es un hito: un monumento a la falsedad, la mentira y el encubrimiento.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Imposible disfrazar el golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

El ingeniero constitucionalista

Seguir leyendo

Opinión

#LoMásLeído 1: Resumen de una semana infame

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo