Connect with us

Opinión

Dueño de nada

Publicado

el

Cachetada desde Madrid. No existe la organización criminal "los cuellos blancos" porque no tiene cabecilla; por ello, Hinostroza no podrá ser juzgado por ese delito luego de aprobarse su extradición al Perú.



La noticia del día es que la justicia española reconfirmó la extradición del exmagistrado supremo César Hinostroza Pariachi. El fugado ha vuelto a saltar el último fin de semana a las primeras planas de la prensa vizcarrista como parte de una campaña para desacreditar el proceso de selección de candidatos del Tribunal Constitucional, emitiendo audios filtrados por la fiscalía de algunos de esos candidatos con Hinostroza.

Los audios no dicen absolutamente nada de contenido penal y ni siquiera ético, pero la forma en que la prensa basura presenta las conversaciones –en medio de una atmósfera de escándalo– pretende embarrar a quienes conversaron con él ya sea por motivos profesionales o sociales (con el cuento de que “demuestran” una sospechosa cercanía). El punto es entonces la descalificación, y el descarrilamiento del proceso de selección y los candidatos al TC, promoviendo un contexto de afinidad o contacto con una organización criminal (“Los cuellos blancos”), inaceptable para quienes pretenden ser elegidos magistrados constitucionales. Pues resulta que para esa coalición vizcarrista, tomando a la fiscalía como fuente, el tal Hinostroza sería el cabecilla de esa “organización criminal”.

La justicia española ha vuelto a taparles la boca a esos con sendas cachetadas jurídicas. No existe tal organización criminal pues para los magistrados españoles carece de cabecilla, en tanto no se le ha concedido al Perú que Hinostroza pueda ser juzgado por ese delito (rechazando el recurso de súplica de la fiscalía). Esto ya se había adelantado en el proceso de extradición, cuando la justicia ibérica determinó que no era suficiente para delimitar la existencia de una organización criminal pretender que el lenguaje coloquial entre los presuntos integrantes (“hermanitos”) configurara el perfil de pertenencia a una organización, así como tampoco existe mecánica operativa, ni participaciones específicas, ni roles detallados y, por lo tanto, tampoco estructura determinada de la supuesta “organización criminal”.  En síntesis, Hinostroza era “dueño de nada”.

No es como pinta esa prensa basura que a los españoles no les quedó otra que no extraditar a Hinostroza sino por delitos menores en tanto el Congreso peruano no lo destituyó ni lo acusó por el delito de organización criminal. Hizo muy bien el Congreso en no hacerlo, así como lo han hecho los españoles por las mismas razones. Hinostroza es el típico crápula de la justicia peruana cuyo accionar era hacer y pedir favores a cambio (casa de empresario para pasar las vacaciones de verano con su familia en Panamá, por ejemplo) –muchas veces al filo de la ley– pero hasta la fecha no se ha probado nada más allá de eso, a diferencia de Walter Ríos y sus “verdes” en el Callao.

No hay banda ni mafia ni organización criminal “Los cuellos blancos”. Ese es un cuento chino y siempre lo ha sido (al que se han subido todos aquellos que desde que salieron los audios han querido manipular la indignación de la opinión pública para tomar la iniciativa política y golpear al Congreso a través de referéndums con imposición de reformas que han terminado fracasando). De tal manera que solo haber conversado socialmente con Hinostroza no descalifica a nadie para ningún cargo público, como pretende imponerlo a periodicazos la prensa basura.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo