Connect with us

Opinión

Día histórico en La Habana

Publicado

el

La bandera norteamericana ha vuelto a ser izada en la capital cubana: hoy ha finalizado, de una vez por todas, la Guerra Fría.



Hoy he visto algo que jamás pensé ver: la bandera de los Estados Unidos de América flotando en el malecón de La Habana, sede de su embajada en Cuba. Me conmovió profundamente el hecho de que el secretario de Estado encabezara la ceremonia de reapertura de la sede diplomática en la isla, 54 años después de que la misma bandera se arriara por última vez en ese mismo lugar para, luego, llegar al borde de una hecatombe nuclear mundial por la crisis de los misiles de 1962.

En realidad, formo parte de una generación privilegiada que ha vivido entre dos mundos y que hoy ha cerrado el último capítulo de la Guerra Fría, ganada por Estados Unidos cuando se desintegraron la Unión Soviética y el bloque comunista entre 1989 y 1991. Y eso, aunque todavía muy joven, tampoco lo pensé ver nunca, pues solo quienes hemos sido parte de esa época podemos comprender el poder que ejerce sobre la imaginación colectiva el imperio del statu quo, de que las cosas son así y así serán para siempre.

Hay que destacar en este día histórico el recuerdo de tres personalidades que hicieron posible que la humanidad y, por ende, Cuba y Estados Unidos haya llegado hasta aquí. Sin la valentía y la firmeza de los hermanos John y Robert Kennedy, así como el sentido de la realidad de Nikita Jrushchov, la crisis de los misiles hubiera pulverizado el planeta, pues el mundo estuvo al borde de la destrucción masiva por una escalada bélica que se detuvo a último momento cuando Jrushchov dio marcha atrás para las iras de Castro que quería la aniquilación total— y respetó el bloqueo a la isla impuesto por Kennedy. Ambos líderes tuvieron que lidiar contra el poder de los militares de los dos bandos que estaban convencidos y decididos a iniciar una guerra nuclear a la que no accedieron ni Kennedy ni Jrushchov. Kennedy fue asesinado un año después y Jrushchov derrocado en 1964.   

Los sobrevivió Castro, testigo hoy del fin de una era en la que él también fue, a su manera, protagonista principal. Después de todo, que la Guerra Fría termine formalmente en Cuba  y con Castro vivo y tras las bambalinas del poder, le da al personaje más allá de las consideraciones morales que podamos tener de él— una dimensión histórica a la que pocos líderes acceden.  Poner a una islita insignificante en el mapa del mundo no es cualquier cosa. La efeméride de hoy así lo constata.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Opinión

La historieta del golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

Es una huelga por los derechos humanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo