Connect with us

Opinión

Del oro negro al oro digital

Publicado

el

La única preocupación no debería ser el mercado negro de equipos robados, sino la protección de la información del usuario.



¿Alguna vez ha intentado desconectarse del celular por unas horas? ¿Lo ha logrado sin ponerse ansioso o nervioso? ¡Difícilmente!

¿Qué es lo que más nos angustia de la posibilidad de perder el teléfono celular? ¿Quedarnos incomunicados? ¿Los tediosos trámites y el costo de reposición? ¿La pérdida de nuestra información? ¿El chantaje a que estamos expuestos si “esa parte digital de nuestra vida” cae en las manos equivocadas?  

Con bombos, platillos y muchos flashes, se ha puesto en marcha una gran campaña que tiene la finalidad de inhabilitar los celulares reportados como robados o perdidos. Se busca que sean devueltos a las operadoras móviles, bajo pena de ser denunciados por el delito de receptación.

El robo de celulares sigue creciendo y sinceramente es muy, muy complicado detenerlo. Más de dos millones de celulares son robados en nuestro país cada año, incluso con el costo de vidas humanas. La idea es que este mecanismo de bloqueo le quite valor comercial y con ello se reduzca el número de robos. Sin embargo, el éxito de la campaña dependerá de que el titular de la línea realice una denuncia, venciendo la pereza que antecede realizar el trámite y lidiar con los centros de atención de las operadoras móviles, que usualmente contratan a gente con poca experiencia para abaratar costos.

Hay, además, un punto débil en esta campaña emprendida por el Ministerio del Interior: la protección de datos personales. Los celulares no solo se hurtan para el mercado de reventa sino para el comercio clandestino de datos y para ser usados en actividades delictivas. ¿Sabía usted que el registro de llamadas entrantes y salientes de un celular es clave para la investigación de crímenes y que las empresas operadoras están obligadas a darlos gratuitamente y con celeridad ante una orden judicial? Es decir, la única preocupación no debería ser el mercado negro de equipos robados, sino la protección de la información del usuario.

Además de las claves de acceso que pueden ser fácilmente quebradas por hackers, es indispensable que se cuente con dispositivos remotos de limpieza (borrado de datos) que puedan activarse de inmediato e impedir el acceso. Hay algunos equipos inteligentes que tienen aplicaciones de localización que permiten eliminar toda la información en segundos a distancia, las mismas que también es un arma de doble filo.

Un excelente artículo en la última edición de The Economist denominado “Fuel of the Future” (combustible del futuro) nos explica la importancia de los datos y la información. “Data are to this century what oil was to the last one: a driver of growth and change” (“Los datos son a este siglo lo que el petróleo fue al anterior: el conductor del crecimiento y del cambio”).  

Inicialmente los datos se consideraron esenciales para reinventar los modelos publicitarios, a bajo costo, a través de las redes sociales: perfectamente segmentados, con alcance casi ilimitado y niveles de eficiencia que rompían parámetros. Hoy, Facebook, Amazon o Google se están convirtiendo en las compañías con mayor crecimiento y más poderosas del mundo, y su gran valor reside en la inmensa cantidad de datos que son capaces de acumular y procesar, generando un círculo virtuoso, de captación de usuarios, de mercado e información en forma exponencial.

Más de 20 millones de mensajes de Whatsapp o de 2.5 millones de búsquedas en Google por minuto (estadísticas del 2016) nos pueden dar una dimensión del valor de la información y de las TICs.

En el Perú, desde el 2013 existe una Ley de Protección de Datos Personales y una dirección adscrita al Ministerio de Justicia que se encarga de supervisar su cumplimiento. Deberían haber tenido una participación activa en esta campaña pero hasta donde alcanza mi conocimiento han guardado discreto silencio. En consecuencia, ¡cuide su patrimonio, proteja su información!

Si alguna vez extravía o le roban su celular, piense en todas las consecuencias negativas que ello puede generarle, no solo se trata del costo de reposición o de quedarse incomunicado unas horas/días. No escatime esfuerzos en hacer la denuncia.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Fuerza pública en la cuarentena

Seguir leyendo

Opinión

De la cuarentena al desempleo

Seguir leyendo

Opinión

Lo que dicen las AFP no es verdad

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo