Connect with us

Opinión

Del niño Goyito a la niña Nadine

Publicado

el

¿Para qué ha servido el rimbombante nombramiento de la acreditada Julia Príncipe? Alguien tiene que dar la cara.



Hay que retroceder hasta el viaje del niño Goyito, celebrado relato de Segura que ya casi nadie lee, para encontrar en la historia limeña un viaje tan anticipado, tan advertido, tan comentado por todos como el que acaba de protagonizar la cónyuge de Ollanta Humala. Pero hay diferencias.

En la Lima de Segura medio mundo comentaba el viaje del niño Goyito, deseando que por fin el anunciado viaje se materialice. En la Lima de hoy se ha comentado con igual anticipación e intensidad el viaje de la niña Nadine, pero al final deseando que no huya de la justicia. Y cuando el vecindario estaba tranquilo por el impedimento de salida… la señora nos sacó la lengua a todos desde Suiza.

A lo mejor el abogado Roy Gates está en lo cierto al afirmar que Nadine se deslizó con sigilo por una brecha legal. Hace bien en tipificarla paso a paso porque ello permitirá establecer con más propiedad cuáles fueron las entidades del sistema de justicia que se durmieron o prefirieron mirar convenientemente a otro a fin de que cuaje la jugarreta que, jurídicamente hablando, sigue mereciendo la calificación de “digitus introductio”.

Nada será igual. A lo mejor, la viajera Nadine logra asumir su cargo pero pronto aparecerán todas las huellas dejadas en el camino de adormecer a la justicia y a los organismos pertinentes. Dicho en otros términos, a lo mejor existe la brecha legal a la que alude la defensa de Heredia, pero haber permitido que se consagre semejante brecha sin tomar iniciativas a tiempo refleja el grado de complicidad del presente régimen con la sacada de cuerpo de una persona acusada de lavado de activos cuyos planes de fuga se habían revelado con anticipación.

Y medio mundo queda mal, no solamente Pedro Pablo y el ministro de Relaciones Exteriores. Mal hacen en pretender lavarse la cara de pronto con la extradición de Manuel Burga. El pueblo ya sacó su cuenta y el poder del Congreso, donde todavía esta Yeni Vilcatoma, se pondrá al servicio de la investigación, habida cuenta que del Poder Judicial no se puede esperar nada.

Es desolador. ¿Para qué ha servido el rimbombante nombramiento de la acreditada Julia Príncipe en la procuraduría? ¿Es que ella no se dio cuenta y estuvo distraída? ¿Es que alguien le cambió la agenda y ella se dejó así nomás? Alguien tiene que dar la cara.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Censura y esclavitud

Seguir leyendo

Opinión

Alternancia y paridad: burradas y transparencia 

Seguir leyendo

Opinión

Martín, Maki y Mario

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo