Connect with us

Opinión

Del mototaxi a la bomba atómica

Publicado

el

La violencia política que nos deja la crisis por la interpelación y censura del ministro Saavedra



Finalmente, el ministro de Educación fue censurado por el Congreso, un formalismo que en realidad ponía la lápida al cadáver político en que se había convertido Jaime Saavedra. Sin embargo la función debe continuar, como en efecto así será, y las aguas volverán a calmarse pese a las voces histéricas que desde la mayoría de los medios de prensa auguran una suerte de conspiración para vacar al jefe del Estado en los próximos meses. No tiene mucho sentido comentar más al respecto sino hasta que se produzcan nuevos hechos en los cuales fundar un análisis medianamente decente de la situación.

Me parece interesante, sin embargo, resaltar de esta crisis entre el gobierno y la mayoría parlamentaria, la violencia política que varios medios de comunicación atribuyen a Fuerza Popular. El ejemplo del “mototaxi” —el chat privado de los jerarcas del fujimorismo— se ha convertido en una suerte de emblema de la matonería y la fuerza bruta. No obstante, no deja de ser curioso que sea este el símbolo elegido por los medios para retratar el fenómeno de la violencia política presente.

Digo esto porque me parece haber escuchado y visto en los últimos días desde la prensa metáforas de violencia política mucho más poderosas e inauditas, por sus implicancias, que el “acelerador” del “mototaxi”.

Por ejemplo, “la bomba atómica”. Creo que fue Augusto Álvarez Rodrich en Latina el que sugirió la idea de que presentar una cuestión de confianza era similar a lanzar la bomba atómica y que PPK debería… ¡lanzarla contra la bancada fujimorista! Oigan, ¿estaré yo muy pacífico o lanzarle una bomba a alguien no es “un poco” violento? ¡¿Y atómica?!

Que yo recuerde, las únicas bombas atómicas que se han lanzado contra seres humanos fueron las de Hiroshima y Nagasaki, contra el Japón. Las lanzó Harry S. Truman, presidente de los Estados Unidos y en nombre de la democracia y la libertad.

Pero, vamos; hacer una alusión a un hecho tan penoso en la historia de la humanidad como metáfora para zanjar una disputa política entre PPK y Keiko Fujimori tal vez sea una pulsión que algún psicoanalista deba analizar. Y termina siendo una coincidencia bochornosa, en todo caso para el que sugiere “lanzarla”, que la destinataria de la bomba sea una descendiente de japoneses. ¿Bien feo, no? Pero, ya ven, aquí no es la cosa. La violencia política parece estar en otro canal.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Edmer Trujillo: otra raya más al tigre

Seguir leyendo

Opinión

¿Elecciones o concurso de popularidad?

Seguir leyendo

Opinión

Ciudadano K

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo