Connect with us

Opinión

Debate: el K. O. del Hermanón

Publicado

el

Esta vez a Ricardo Belmont le resultó difícil mofarse, al amparo de su autoproclamada “criollada”, de su contendor de turno y terminó evidentemente magullado tras polemizar con Alberto Beingolea y --para remate-- con el desconocido izquierdista Enrique Fernández.



Si algo podemos expresar sobre el segundo debate promovido por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), es que ahora queda clarísimo por qué Ricardo Belmont (candidato por Perú Libertario del rojazo Vladimir Cerrón) se rehusaba a participar. Y es que la improvisación del ‘hermanón’ se vio penosamente traducida en su falta de propuestas durante todas sus intervenciones. Tanto es así que cuando se le preguntó qué haría para impulsar el arte en las “zonas rojas” de Lima, respondió algo acerca de la implementación de piscinas municipales.

Esta vez, a Belmont le resultó difícil mofarse, al amparo de su autoproclamada “criollada”, de su contendor de turno y terminó evidentemente magullado. Quiso, en un primer round, recordarle a “Albertito” (así lo llamó el Hermanón) Beingolea que compartieron un pasado televisivo juntos, pero el postulante por el Partido Popular Cristiano arremetió y lo tildó de “aventurero” por representar a un partido “chavista”. “Él se lo buscó”, declaró el exparlamentario a la prensa luego de retirarse de la polémica.

Posteriormente, en el segundo round el desconocido candidato frenteamplista Enrique Fernández –quien se ha ganado la ternura de la caviarada por lucir como un “abuelito comunista bonachón”– riñó a Ricardo Belmont por el supuesto fraude a sus socios de RBC televisión. Fue un K.O. para el exburgomaestre capitalino que, a estas alturas, es complicadísimo que repita el plato.

Además de lo mencionado, hay otros sucesos que llamaron la atención. Por ejemplo, el villaranista Gustavo García Guerra propuso un serenazgo femenino para erradicar el machismo, mientras que Julio Gagó (quien se pasó vergonzosamente leyendo todo el debate) le demandó al presidente Martín Vizcarra que no apoye a las “familias gay” (?).

El exaprista Enrique Cornejo, en tanto, buscó ganar algunos votos con su experiencia al ser el promotor de la Línea 1 del Metro de Lima (eso, por supuesto, sin mencionar que… ¡Odebrecht pagó más de 7 millones de dólares en coimas por el proyecto!), y el alcalde sanisidrino Manuel Velarde señaló, a su turno, que estaba a favor de las marchas lo que –como era obvio– llegó a emocionar a varios agitadores en las redes sociales.

El candidato naranja Diethell Columbus, por su parte, fue reciamente criticado por los antifujimoristas al poner sobre la mesa que, de llegar al sillón municipal, solucionaría los problemas de la “Lima olvidada”, y el pastor Humberto Lay fue durante un rato tendencia en Twitter por deslizar que sometería a sus funcionarios al polígrafo para combatir a la corrupción.

A decir verdad, debido al formato del debate del JNE es harto complicado exhibir un plan de gobierno en unos pocos minutos: por ello, al final de este en la retina del televidente –como en la de este servidor– solo quedan las anécdotas. Fuera de eso, el estimado elector tendría que desdeñar de inmediato las postulaciones demagógicas como la revisión de contratación y posterior eliminación de peajes, ya que ello nos llevaría a un arbitraje internacional por el que nuestro país –perdería de todas maneras- tendría que pagar una millonada a la empresa privada. ¿Acaso los postulantes piensan poner de la suya si eso ocurriese?

Tras la finalización de la polémica del JNE, la reciente encuesta de DATUM reveló que Daniel Urresti ha pasado a liderar las encuestas secundado por Jorge Muñoz, quien ha alzado vuelo en los últimos días. Más atrás quedaron Renzo Reggiardo y Ricardo Belmont y sus intenciones de debatir entre ambos. Así, la foto cambia y los limeños tendrán que elegir si quieren a un “populista autoritario” (Aldo Mariátegui, dixit) de alcalde o al colorado miraflorino. Este último, cabe advertir, no supo responderle a la colega Mónica Delta si es que resolvería el problema de los peligrosos colectivos con su formalización o eliminación, ni hasta ahora explica cómo solucionará el problema del congestionado tránsito con teleféricos.

No obstante, Muñoz sigue siendo una mejor opción que un exministro humalista, exvillaranista y procesado por el asesinato de un periodista.

Por Dios, ¿hasta cuándo tendremos que votar por el menos malo?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Por qué Vizcarra podría quedarse

Seguir leyendo

Opinión

Adelanto de elecciones: ¿Y dónde quedó nuestro derecho constitucional al sufragio?

Seguir leyendo

Opinión

La historia les hará justicia

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo