Connect with us

Opinión

De promesa en promesa, de fracaso en fracaso

Publicado

el

Los costos inmediatos de esta pésima gestión son el deterioro de nuestra salud y el desmedro de la cada vez más frágil economía familiar.



Cinco meses después de iniciado el confinamiento, Vizcarra ha vuelto a implementar el toque de queda los domingos. Pegado a su estilo embustero, espetó: “Problemas tenemos, errores cometemos. Y lo decimos abiertamente. Obviamente que hemos tenido errores al enfrentar esta pandemia, pero tenemos que aprender de nuestros propios errores”.

Veinticuatro horas antes, el flamante premier se presentaba ante el Parlamento pidiendo el voto de confianza e indicando que la prioridad del gobierno es la lucha contra la peste china. Conmovedor, y le valió la aprobación mayoritaria del Congreso. Lo que no dijo Martos (cierto: nadie se lo preguntó) es cómo iba a hacerlo. Evidentemente, el gobierno achantado escogió el camino más corto y cruel: mantenernos encerrados, prohibiendo las reuniones sociales y familiares, y amenazándonos con mayor presencia militar y policial en centros de abastos y otros.

Sobre lo primero, la libertad de reunión se encuentra suspendida desde el inicio de la cuarentena; en cuanto a lo segundo, los mercados –en su mayoría– vienen cumpliendo con los protocolos de bioseguridad establecidos, controlados por la respectiva autoridad edil, y en varios casos con apoyo policial. Además, ante el incremento de la ola delincuencial, nuestra PNP debe seguir abocada íntegramente a combatir este flagelo, así como la de resguardar a los cientos de presos que vienen siendo liberados bajo arresto domiciliario ante la amenaza de contagio de esta pandemia. Todo ello, claro, sin considerar los veinticuatro mil efectivos policiales infectados y los cuatrocientos muertos a causa de la COVID-19, declarados por el propio ministro, lo que reduce dramáticamente la presencia de los guardias en las calles.

El problema radica en el comercio ambulatorio. Hasta la quincena de marzo pasado, esta actividad lucrativa ha sido fuente de empleo del 70% de la masa laboral en el país. En esta coyuntura, el porcentaje debe ser mucho mayor. ¿Acaso Vizcarra pretende reducir el comercio informal a punta de tanques y pistola?

El mensaje de Vizcarra es –otra vez– altamente populista, pues no se condice con la realidad vivida y sufrida por muchos. Demuestra la total ineficacia en la gestión pública por parte de este lábil gobierno. Ejemplo tenemos en el despilfarro económico en gastos en consultorías para los amigos del presi.

Un reciente reportaje dominical dio cuenta de jugosos emolumentos al interior del Ejecutivo hacia personajes afines al deporte blanco vinculados al moqueguano; o el reciente rumor de la contratación del bucéfalo exministro de salud como consultor en la PCM, para “coordinar” con el sector privado el acceso al oxígeno medicinal. Premio al adocenamiento.

Vizcarra ya no tiene enemigo que vencer. El Congreso lo pechó y se tumbó al gabinete “luz verde”. El general Martos no tuvo opción que ofrecer aquello que el ciudadano quiere: esperanza. Lo logró… por lo menos hasta ahora. La prensa palaciega sigue edulcorada ante el gobierno. Las encuestas también. Los gobiernos regionales no representan amenaza alguna. Los municipios que ni se atrevan, pues ahí va la Fiscalía de la mano con la temible DIVIAC. Por ende, los culpables del incremento de contagios somos únicamente nosotros.

De promesa en promesa va este gobierno, acumulando fracasos que van en deterioro de nuestra salud y desmedro de la cada vez más frágil economía familiar.

Foto: Perú.as

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo