Connect with us

Opinión

Cumplir con la confianza

Publicado

el

La colisión entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo no tiene cuando acabar. Va escalando y trayendo problemas de imagen, de credibilidad y por supuesto de gobernabilidad.



Martín Vizcarra formalizó el pedido de confianza; César Villanueva llegó y tensó aún más el ambiente exigiendo todo o nada. El debate fue largo y convulso. El Ejecutivo ganó, consiguió la confianza y ahora espera que el Congreso la interprete ligada al compromiso de aprobar los proyectos para la reforma, con el fin de someterlos a referéndum dentro del plazo que el mismo Congreso ha puesto.

Pero nada lo asegura: el texto aprobado es genérico y sin precisiones, y no habla de obligaciones. La confianza concedida al gabinete Villanueva lo único que garantiza es que no proceda la disolución del Legislativo. Luego de casi doce horas de intervenciones parlamentarias con actitudes para nada pacíficas, el fujimorismo optó por otorgar la solicitada confianza sin mucha alegría e incluso presentando una división al interior naranja porque unos aprobaron y otros se abstuvieron.

Vizcarra dice que todos somos ganadores, pero su frase no convence a quienes se han sentido avasallados por la movida del presidente. El fujimorismo no se conforma y se arriesga al doble discurso: Keiko no dudó en colocarse en las antípodas de su bancada, la cual procesó a la defensiva el pedido de confianza. La lideresa lo calificó de cortina de humo golpista. Una actitud que conseguirá menos adhesión y más indignación entre la masa que se desgañita pidiendo el cierre del Congreso.

Más allá de lo que pidan las calles es indispensable recuperar la confianza. Que no haya más acciones bajo la mesa que configuren manifestaciones de la política descalificada por audios, discursos poco o nada coherentes, deshonestidad y ausencia de integridad. La gente está hastiada de este tipo de políticos y la prueba la tenemos contundente en la contienda municipal y regional que a pocos días de llegar al Día D no despega.

La gente no se interesa ni por candidatos ni por propuestas. Lo vemos. Queremos políticos que más allá del discurso muestren que piensan en el Perú más que en los privilegios, el poder, el negocio y el dinero. Algo que parece una utopía.

Que alguien espere el vuelto del fujimorismo o que este se desligue de la obligación moral que ha asumido de concluir con las propuestas para la reforma política y judicial resultaría suicida en este momento. Tal vez el Congreso haya conjurado el peligro de la disolución, pero no se engañen: el peligro mayor es el de la deslegitimación absoluta del Congreso, cada vez mayor desde la perspectiva del ciudadano común.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El juicio del ausente

Seguir leyendo

Opinión

El misterioso caso de las “loncheritas”

Seguir leyendo

Opinión

Retrato de un gobierno dictatorial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo