Connect with us

Opinión

Cuesta abajo muy temprano

Publicado

el

¿Y si el problema es el mismo Pedro Pablo, su forma de declarar lo que sea a la marchanta, de hacerse de asesores al paso y de no preocuparse porque no cobran sueldo?



Caer ocho puntos en las encuestas, durante un mes, pone al presidente Pedro Pablo en la liga de Toledo o Humala en materia de caídas en picada de la aprobación presidencial. Curiosamente los tres representan los tres partos registrables del antifujimorismo.

Debe ser casualidad o, en todo caso, más noticia es que de pronto veamos en las encuestas al presidente de lujo cuesta abajo en la rodada.

El comparativo ofrece en cambio una diferencia que puede resultar nuestra única esperanza o confirmar los peores temores respecto a los tiempos por venir. Toledo o Humala enfrentaron crisis que los desplomaron en las encuestas ya bien entrado el segundo tramo del mandato. Acá los ocho puntos los pierde Pedro Pablo antes del tercer mes. Esa observación resulta grave porque es demasiado temprano para descender así.

Pero si es tan temprano en el gobierno, a lo mejor hay tiempo suficiente para enmendar el rumbo. Ese mismo quipu trae otros nudos de interés. La aprobación de Zavala por ejemplo se mantiene. Igualmente Luz Salgado conserva una alta aprobación. Esos son los dos pilares sobre los cuales se tiene proyectado construir un puente democrático.

De pronto, el pilar del Ejecutivo se ha mostrado endeble. Más endeble de lo imaginado. El variopinto conjunto que rodea a PPK debe entender que no se trata de ayudar al presidente. Se ayuda a quien se deja ayudar y parece que Pedro Pablo va camino a compartir ese poco útil rasgo, no dejarse ayudar, con su excolegas, el sano y sagrado y el subyugado cónyuge.

¿Quieren ayudar a PPK? Entiendan que se precisa de una intervención, un confronte interno en el sentido más amistoso de la palabra, que ponga orden. Y no se trata tampoco de sanear entornos solamente. Ya fumigaron y seguirán fumigando. Si de verdad queremos salir adelante es preciso entender que la raíz del problema es el propio Pedro Pablo, su forma maleable de declarar a la marchanta y vivir luego preso de sus palabras, de hacerse de asesores al paso y no preocuparse porque no cobran sueldo.

Eso es muy desgastante. Cuidado. El ministro Zavala no pude estar de plomero, de gasfitero, de carpintero de emergencia y sastre remendón. La soledad del gobierno y su ausencia de operadores pone todo cuesta arriba.

Ojalá el Ejecutivo se enderece por sí solo y no le deje esa tarea al fujimorismo y su peso congresal.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo