Connect with us

Opinión

Cuando el poder se va

Publicado

el

Crisis Figallo-Vilcatoma muestra la agonía del gobierno humalista.



En la crisis generada por la carta de la procuradora Yeni Vilcatoma al presidente Ollanta Humala que solicitaba la renuncia del ministro de Justicia Daniel Figallo, un ángulo que no debe perderse de vista es el paulatino debilitamiento de la base de poder del gobierno y su incapacidad de hacer un control de daños adecuado en la misma estructura del Ejecutivo.

Porque aquí o en la China, una solicitud de esa naturaleza escrita por una subordinada respecto a su jefe resulta intrépida y desafiante. A Vilcatoma se le podrá llamar “valiente”, “audaz” o “insolente”, según el color político de quien se lo diga, pero un objetivo fundamental que ha conseguido es desestabilizar a un régimen que cada vez muestra más grietas.

El Gobierno ha socavado su imperio a extremos inimaginables para una administración a la cual todavía le falta un año y medio de ejercicio. Tal precarización del mando tiene un solo motivo: los posibles actos de corrupción del entorno de la pareja presidencial y el deseo implícito de esta de apañar a los perpetradores.

El poder se le va al humalismo y no sería extraño que aparecieran más disidentes en el Congreso y nuevas denuncias desde adentro.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Opinión

Censura y esclavitud

Seguir leyendo

Opinión

Alternancia y paridad: burradas y transparencia 

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo