Connect with us

Opinión

Crimen y castigo

Publicado

el

Señor presidente: trabaje de inmediato con el Congreso una legislación que instituya un fuero extraordinario ajeno al Poder Judicial, con jueces ad-hoc para los delitos contra la mujer. Y guárdese la facultad de nombrarlos usted mismo.



Hoy Marcos Sifuentes escribe un artículo muy interesante en El Comercio que, espero, dé origen a un gran debate público sin prejuicios ni verdades preconcebidas como punto de partida. Básicamente la propuesta que Sifuentes recoge de la revista “Salon” es “si no debemos atacar el feminicidio de la misma forma que se enfrenta el terrorismo”.

Estoy plenamente de acuerdo. Lo primero que habría que dejar sentado es que la justicia ordinaria ha fracasado rotundamente en castigar a los criminales que acosan, agreden y asesinan a las mujeres. El manto de impunidad de los depredadores y abusadores sexuales no es una percepción de la opinión pública, sino una realidad cuyo caso más emblemático fue quizás el de Arlette Contreras, vejada salvajemente por un individuo que –pese a todas las evidencias– hoy está libre por obra de la “justicia”.

Habíamos creído que después de ver a la señora Contreras jalada de las mechas por su agresor desnudo para forzarla sexualmente lo habíamos visto todo hasta que esta semana, un sujeto despreciable roció de gasolina en un transporte público a Eyvi Liset Ágreda Marchena, prendiéndole fuego y dejándola entre la vida y la muerte. A vista y paciencia de todos, el móvil fue el mismo: rechazo.

El país ya está cansado de palabras. Necesitamos acción. El presidente de la república tiene la obligación política y moral de tomar el toro por las astas y dar solución a este problema aberrante que el Poder Judicial no puede resolver. Ello pasa por desconocer –y lo digo con todas sus letras– la independencia de poderes. Señor presidente, usted está equivocado cuando afirma que “debe ser respetuoso” con ese precepto constitucional per se.

No se puede respetar aquello que sirve como manto de impunidad para que un sector de la población –las mujeres del Perú– esté indefensa ante la violencia. Y EN ESTE CASO CONCRETO reivindico a Alberto Fujimori. Cuando las leyes y la acción de la justicia se convierten en un escollo para combatir el crimen y a los criminales más avezados se deben tomar medidas extraordinarias. Fujimori instituyó una legislación antiterrorista que sacó del fuero común el juzgamiento y la sanción de esos criminales sanguinarios. Instituyó los jueces sin rostro –tomados como modelo mucho después por la Ley Patriota de los Estados Unidos de América a raíz de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001– que sin los tecnicismos y leguleyadas garantistas del Poder Judicial condenaron sin temor a los terroristas al máximo rigor posible.

Lo mismo debe hacerse para el caso de los inauditos y aberrantes crímenes que se cometen contra la mujer. Exija, presidente, plenos poderes al Congreso para legislar sobre esta EPIDEMIA NACIONAL ahora que su gobierno se presenta este martes 2 de mayo para el voto de investidura. O, en su defecto, trabaje en tiempo perentorio con la representación nacional una legislación que instituya UN FUERO EXTRAORDINARIO AJENO AL PODER JUDICIAL, con jueces ad-hoc para los delitos contra la vida, el cuerpo y la salud de la mujer, con procesos sumarios y sin posibilidad de beneficio penitenciario alguno, con reclusión y aislamiento absoluto de por vida; y lo más importante: GUARDE PARA EL EJECUTIVO LA POTESTAD ABSOLUTA DE NOMBRARLOS. No creo que nadie en el Congreso se niegue a debatir las medidas extraordinarias que la hora presente exige para salvaguardar la vida e integridad de nuestras compatriotas mujeres.

¿Y el TC? ¿Y la Corte IDH? Bueno, que le pregunten a las miles de mujeres víctimas de la violencia sexual qué pensarían y qué harían si se reitera el error de dejarlas indefensas por consideración a entelequias filosóficas y seudoconstitucionales.

Hasta aquí mi coincidencia con Marco Sifuentes. Sobre la génesis del problema de la violencia contra la mujer estoy en total desacuerdo con él y con las feministas. Pero ese es ya otro debate con la misma mente abierta y libre de prejuicios que debe tener toda discusión civilizada.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Dueño de nada

Seguir leyendo

Opinión

¿Por qué tenemos relaciones diplomáticas con un dictador?

Seguir leyendo

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo