Connect with us

Opinión

COVID-19: el ministro de Salud y la interrupción voluntaria del embarazo

Publicado

el

¿Cuál sería el sustento de proponer el aborto en mujeres con COVID-19? Los datos reales no indican que esta enfermedad haya sido de mayor gravedad en las gestantes, y estas han culminado su embarazo con recién nacidos vivos y sanos.



De acuerdo con la RAE, eufemismo es la “manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante”; en otras palabras, una expresión políticamente aceptable y menos ofensiva. Con el transcurso de los años, la agenda hegemónica se ha valido de eufemismos como herramienta de normalización de conductas que van contra los verdaderos derechos humanos.

Finalmente, la escuela de Frankfurt logró a través del eufemismo o la utilización del lenguaje normalizar y presentar conductas como moralmente deseables (inclusive, hasta ser reconocidas como derechos). Así surgió, entre otros, “la interrupción voluntaria del embarazo”, que no es otra cosa que el aborto. Y a pesar de esta pandemia, no ha dejado de ser noticia.

El ministro de Salud, Víctor Zamora, aprobó la Directiva Sanitaria para garantizar la salud de las gestantes y la continuidad de la atención en planificación familiar ante la infección por COVID-19 que establece, en su numeral 6.3.14, “valorar finalizar el embarazo, en cualquier momento en caso de que se encuentre en riesgo la vida de la gestante infectada por COVID-19”. Es decir, practicar un aborto.

¿Es que acaso el ministro de Salud o sus asesores no han revisado la data de la experiencia médica en Asia, Europa y América[1], donde la mayoría de mujeres embarazadas con COVID-19 alumbró sin complicaciones para ellas ni para sus bebés?

Al respecto, la Asociación de Médicos por la Vida-Arequipa rechazó dicha directiva indicando que “a la fecha actual, los datos acumulados de las gestantes que enfermaron por COVID-19 no indican que su enfermedad haya sido de mayor gravedad que en las mujeres no gestantes, culminando su gestación en parto normal o cesárea según la valoración obstétrica y con recién nacidos vivos y sanos. Esto es una demostración de que, con un adecuado manejo profesional, la gestación, aun en condiciones de grave enfermedad asociada, puede llevarse a buen término” [2].

Entonces, si no hay mayores complicaciones, ¿cuál sería el sustento de proponer la realización de un aborto en mujeres con COVID-19? La respuesta vino a cargo de la jueza suprema Janet Tello Gilardi, quien desde hace unos años viene ejerciendo un activismo judicial promoviendo “los derechos sexuales y reproductivos” (otro eufemismo que hace referencia al activismo a favor del aborto). En un vivo, la referida magistrada señaló que “(…) esta Directiva es fruto del trabajo de la Mesa de Vigilancia Ciudadana de derechos sexuales y reproductivos que ha trabajado junto con el Ministerio de Salud, en la cual están muchísimas ONG, PROMSEX (…) y apoyadas por Planeed Parenthood y Planeed Parenthood Global, que también nos apoya a nosotros para poder llevar muchas acciones en la línea de la protección de los derechos sexuales y reproductivos”.[3]

Las piezas del rompecabezas una vez más encajan: esta agenda no para ni en plena pandemia. Lo más sorprendente es que ninguno de los dos actores antes mencionados respete el marco de sus formaciones, la defensa de la vida y la legalidad. En este punto, llama la atención que la magistrada Suprema celebre la aprobación de esta Directiva que devendría en ilegal, en primer lugar al transgredir el artículo 2 de nuestra Constitución –“El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece”– y al celebrar una directiva, que ni siquiera establece las semanas en que se practicaría el aborto. Así, contravienen inclusive la Guía Técnica que establece el procedimiento para el aborto terapéutico, que autoriza la realización del aborto hasta las 22 semanas en los casos en que sea el único medio de salvar la vida de la madre o para evitar un mal grave y permanente, previo informe médico y aprobación de la Junta Médica.[4]

Así las cosas, estamos entre eufemismos e ilegalidad.

[1] https://gacetamedica.com/newsletter/se-transmite-el-covid-19-durante-el-embarazo/

https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidad-hoy/coronavirus-embarazo-grave-riesgo-covid-19-4855

[2]https://redvitalnoticias.org/2020/05/02/asociacion-de-medicos-rechaza-medidas-pro-aborto-en-plena-crisis-del-covid-19/?fbclid=IwAR30GqSSWhhIyLb9phok6FZj2jSrvYm0Wk1f2ci8mpQ6RIlwtKrWajP3b5Q

[3] https://www.facebook.com/accesoalajusticiaperu/videos/247885819666776/?vh=e

[4] http://bvs.minsa.gob.pe/local/MINSA/3795.pdf

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

De Borbón a bribón

Seguir leyendo

Opinión

Los obstruccionistas

Seguir leyendo

Opinión

Escuelita de periodismo

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo