Connect with us

Opinión

¿Confianza y cierre del Congreso?

Publicado

el

Seguimos cambiando, pelones: antifujimoristas alaban mecanismos disolutorios de la Constitución de 1993, y promueven un "5 de abril legal".



¿Puede un presidente con un índice de aprobación en franca caída intentar cerrar el Congreso sin poner en riesgo su propia estabilidad? Todo, o casi todo, es posible en nuestro Perú.

El inevitable recuerdo largo se fija en la figura de Guillermo Billinghurst (1912-1914), efímero presidente. El quería cerrar el Congreso y un golpe militar, en el que Sánchez Cerro perdió un dedo, lo sacó de palacio y encumbró a Benavides.

En aquel tiempo para sacar a un presidente necesitabas un golpe militar. Ahora las cosas han cambiado. Existen mecanismos constitucionales que permiten cerrar un Congreso sin asomo de golpe militar. Y también existen mecanismos constitucionales para sacar a un presidente de Palacio sin necesidad de tanquetas y uniformes.

Seguimos cambiando, pelones. Ahora los antifujimoristas alaban mecanismos disolutorios de la constitución de 1993, la de la tiranía, y hasta promueven un “5 de abril” legal. Si pudiéramos tomar distancia y dejar de lado el apasionamiento, quizás un día se recuerde esta coyuntura, llena de voces clamando una disolución del Congreso, como aquella vez en la que la diferencia entre ser fujimorista o antifujimorista empezó a dejar de ser tan importante.

Muy al margen del desenlace, el gabinete Zavala se encuentra ya bastante debilitado. El ministro enamorado, el ministro que le pone precio a la cabeza de un inocente. Y todo mientras el país arde en conflicto social. En lugar de disolver, el Ejecutivo debe decidir gobernar. Y acá la pregunta central, cuya respuesta dejo a cada lector, está clara: ¿es realmente el fujimorismo el que le impide al ejecutivo ejercer su labor gubernativa?

Recientes sucesos como los de la muchedumbre exaltada de Huaycán deberían ser vistos como una señal de que no hay gobierno. En lugar de reparar en la ausencia del Estado, algunos analistas dan como explicación el hecho de estar ante un sicosocial armado por la oposición y dan como gran argumento que en Huaycán Keiko Fujimori barrió en las urnas.

Con esa miopía vamos muertos. Y ya no se sabe qué creerle al oficialismo. Mientras Bruce señala que la CADE 2016 fue la mejor de todas, Sheput —acaso más consciente del peligro de un gobierno desenchufado— afirma que la CADE parecía más bien la inauguración de la temporada de playa. ¿Así quieren disolver?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Retrato de un gobierno dictatorial

Seguir leyendo

Opinión

ONU: homenaje al genocidio

Seguir leyendo

Opinión

Irracionalidad

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo