Connect with us

Opinión

China vs. EE. UU.: ¿adónde iremos a parar?

Publicado

el

Trump y su entorno están logrando que se unan China y Rusia (la gran pesadilla de Kissinger y Brzezinski) y, de igual modo, impulsando a hacerlo a Alemania y a otros países europeos en la órbita de Eurasia (la teoría de Heartland de Halford Mackinder).



El actual conflicto entre EE. UU. y China trae a colación la llamada “trampa de Tucídides”, descrita por el ateniense del mismo nombre en su narración de la Guerra del Peloponeso (siglo V a.C.). El ascenso de Atenas y el temor que este inculcó en Esparta hicieron que dicha guerra fuera inevitable.

“¿Se puede evitar caer en la trampa de Tucídides?”, se preguntaba Graham Allison, de la universidad de Harvard y autor del libro Con destino a la guerra. Ello por la inexorable tensión causada por el rápido cambio en el balance del poder entre dos potencias rivales, con un cambio enorme en la China.

Después de la Segunda Guerra Mundial, EE. UU. facturaba 50% del mercado económico mundial; en 1980 bajó al 22%. China, durante sus tres décadas de crecimiento, redujo al 16% la cuota norteamericana y pasó de representar del 2% de la economía mundial en 1980 al 18% en 2016. Hay historia escrita sobre este tipo de tensiones entre potencias, por lo que una conflagración no solamente era muy probable sino hasta inevitable.

Precisamente una investigación de la Universidad de Harvard advierte que, en los últimos 500 años, de 16 casos en los que el ascenso de una nación perturbó la posición del país dominante, en doce fueron a la guerra. Son las cuatro excepciones las que demuestran que el destino no está trazado:

  1. Portugal vs. España, a finales del siglo XV: una intervención del Papa y el Tratado de Tordesillas de 1494 evitaron un conflicto devastador.
  2. Reino Unido vs. Estados Unidos, a principios del siglo XX: las concesiones de Reino Unido evitaron enfrentamientos con EE. UU., que se aseguró el dominio en el hemisferio occidental.
  3. Estados Unidos vs. Unión Soviética, de los 40’s a los 80’s del siglo XX: aunque a menudo tensa, la Guerra Fría fue uno de los mayores éxitos de la historia en términos de escapar de la trampa de Tucídides.
  4. Reino Unido y Francia vs. Alemania, de 1990 al presente: si bien tenían razón en que Alemania estaba destinada retornar al poder político y económico en Europa, su ascenso ha sido en gran medida benigno.

En este último caso, conscientes de haber caído en el pasado en la trampa de Tucídides, los líderes alemanes encontraron una nueva forma de ejercer poder e influencia: liderando un orden económico integrado en vez de aspirar al dominio militar.

Pero Trump y su entorno están logrando que se unan China y Rusia –la gran pesadilla de Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski– y, de igual modo, impulsando a hacerlo a Alemania y a otros países europeos en la órbita de Eurasia –la teoría de Heartland de Halford Mackinder hace un siglo–. Mientras tanto, en su visita a Jiangxi, Xi Jinping acaba de realizar un llamamiento al pueblo chino: “Nuestro país está aún en un periodo de importantes oportunidades estratégicas para el desarrollo pero la situación internacional es cada vez más complicada”.

Xi se refirió, además, a “la naturaleza compleja y de largo plazo de varios factores desfavorables” tanto a nivel interno como externo, por lo que exhortó a sus compatriotas a prepararse apropiadamente para “situaciones difíciles”.

Imagen: Milenio

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Nueva convivencia?

Seguir leyendo

Opinión

Todos los hombres del GEIN

Seguir leyendo

Opinión

El huevo podrido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo