Connect with us

Opinión

¿Chale o Vizcarra?

Publicado

el

Como en el fútbol, para el 2021 a los peruanos nos toca cambiar de director técnico: este fracasó.



Economía o salud, impunidad o inmunidad, corrupción estatal o servicios médicos para todos. Agua potable o refinería de Talara, toque de queda o delincuencia, comunismo o democracia… ¿Roberto Chale o Martín Vizcarra?

Son todos falsos dilemas pues, en realidad, estos tienen respuestas bastante claras. Son trampas mentales sembradas por la prensa pagada de un gobierno de magros resultados que viene engendrando una destrucción económica sin precedentes. El caos sanitario –ya en el puesto #5 de contagios del mundo– es asfixiante pero, no conformes con ello, en vez de presentar otras alternativas se burlan del esfuerzo de los empresarios (grandes, medianos y pequeños) con amenazas y protocolos inservibles que en nada mejoran la salud o la actividad productiva.

Siendo así vale la pena recordar las frases de un referente del fútbol peruano, del gran jugador y seleccionador nacional Roberto Chale, cuando dirigió a Luis Reyna en el recordado Perú-Argentina, ante Diego Armando Maradona. Era junio de 1985, en la ciudad de Lima, cancha del Estadio Nacional de Santa Beatriz.

–No juegas, Lucho –le dijo Challe a Reyna–; ese Maradona te va a destrozar. Una sola vez lo sueltas y te marca gol.

— ¡Ya estoy listo, Roberto! Mi familia toda llega desde Huánuco–. reclamó el otro.

Recordemos que para los peruanos el extraordinario jugador Diego Maradona no era menos difícil de detener que hoy el imbatible COVID-19. El Diego se llevaba solito a todo el equipo contrario, rebasando a ritmo y velocidad impresionantes sobre cualquier selección.

Sabemos, sin embargo, que un equipo necesita de una estrategia y un líder –alguien como lo era Roberto Chale– que lo prepare mental y físicamente para el reto y motive a actuar eficientemente. Alguien que se la juegue en la cancha junto con los jugadores, y no un señorito de palacio que se protege sólo a sí mismo con seguros médicos millonarios. Un mentor que crea en el valor de la verdad y no en el engaño de su pantomima: no como el de ahora que viene dejando morir como si nada a cientos de enfermos que confiaron en él haciendo las largas colas para entrar a los hospitales.

Tenemos, pues, en el comando técnico peruano a un presidente que prefiere encopetarse con discursos a toda hora del día, o con comidas de un chef francés, mientras que el pueblo se muere de hambre. Precisamos, en cambio, de alguien que demuestre empatía hacia sus propios jugadores que por sí mismo. Pero más que nada, que tenga visión y muestre resultados al país.

En marzo de 2020, los peruanos ganábamos el partido contra el COVID-19 porque queríamos triunfar; pero nos llevó al fracaso la paupérrima dirección técnica. Ejemplos: la congestión de los mercados de abastos debido a las restricciones de horario, la falta de agua potable y la escandalosa carencia de pruebas moleculares. Hoy, en julio del 2020, estamos perdiendo ya 30 mil vidas humanas y, de hecho, son más de un millón de peruanos contagiados.

La economía nacional ha sido goleada en el PBI: no sabemos si por 12-0 o por 15-0, debido a un pésimo director técnico como Vizcarra, que luego de tres años en la cancha no ha hecho una sola obra que lo recuerde, ni un pase de gol.

Chale lo logró contra Maradona, pero Vizcarra fracasó. Aquí tampoco hay dilema y, como en el fútbol, ahora nos toca cambiar de líder (en el 2021). Por lo pronto, a un año de este relevo acaba de jurar un nuevo gabinete, presidido por Cateriano. ¿Dará la talla este ‘capitán’ humalista luego del desastre de Zeballos?

La proeza de Luis Reyna se pudo; hoy, una nueva depende de todos nosotros. ¿A quién vamos elegir esta vez? ¿A otro parlanchín con mensajes a la nación inútiles, o tal vez a un arquero de La Victoria aún sin experiencia ni resultados? ¿Por qué no, mejor, a alguien sin mochilas de corrupción, que nunca haya pedido o celebrado que le paguemos a Odebrecht millones de soles de nuestro trabajo honesto bajo ninguna excusa, que no haya proclamado tonterías que pagábamos “para saber toda la verdad”, ni haya sido socio y apoderado en obras de la mafia, como lo fue Conirsa, empresa del actual presidente?

Necesitamos a alguien verdaderamente capaz y con experiencia probadas, y que muestre verdadero respeto por la camiseta del Perú y no tanto por la de Brasil. Alguien como en el fútbol fue Roberto Chale Olarte.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Y cómo es él?

Seguir leyendo

Opinión

Valentín Paniagua: noviembre 2000 – julio 2001

Seguir leyendo

Opinión

La “responsabilidad social” del presidente

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo