Connect with us

Opinión

Castañeda y sus obras: un mundo amarillento

Publicado

el

La decadencia de una gestión que solo construye para la foto.



El color amarillo tiene un significado y simbolismo curioso, ya que resulta bastante contradictorio; por un lado se le asocia con la felicidad, alegría y optimismo y, por el otro, con celos, envidia, egoísmo y decadencia. Esta última característica parece estar aflorando con mucha fuerza durante el tercer mandato municipal de Luis Castañeda, especialmente gracias a su gerente de Promoción de la Inversión Pública, Jaime Villafuerte, otrora estrellita iluminada a la que hoy se le viene inevitablemente la noche.

No me causó ninguna sorpresa conocer que el diseño del Puente Bella Unión fue alterado en plena obra. Resulta una pena que esta alarmante noticia haya coincidido con otras aún más graves referidas a los audios de los Humala y que, por ello, pasara a segundo plano la indignación ciudadana. ¿Excusas? Múltiples como siempre! En nuestro país se buscan culpables o se dan pretextos, nunca se asume la responsabilidad propia:

1. “Hemos tenido la demora de un año por una tubería matriz de Sedapal”: nadie discute que efectivamente ha existido un retraso, pero era perfectamente predecible. No se planifican adecuadamente las interferencias con las redes de los servicios públicos, por negligencia o porque no existen planos actualizados de las mismas. ¿Y por qué no existen?  Por dejadez y porque no les importa. Es un círculo vicioso de incompetencia ante un problema recurrente.

La MML debería obligar a un reordenamiento de las mismas. Y si usted, estimado lector, quiere medir este megadesastre en tema de tiempos, puede revisar la excelente cronología publicada por El Comercio.

2. “El modelo atirantado o colgante no era el más apropiado”: el diseño es esencial para cualquier obra de ingeniería: su método constructivo dependerá de ello. Indispensable contar con un equipo multidisciplinario que evalúe carácter funcional, económico, estético y medioambiental pero, sobre todo, seguridad, especialmente por tratarse de un país sísmico y expuesto a catástrofes naturales. El puente tuvo fisuras y filtraciones que fueron reparadas, en lugar de demolerse y reconstruirse 120 metros de obra. Esperemos que el informe de la Contraloría no llegue a la hora nona y con trágicos hechos consumados.

Además, este argumento apresurado ha sido desmentido por varios especialistas. En todo caso, es evidente que la MML solo quiere hacer obras para la foto: “Después de mí, el diluvio” habría dicho el buen don Lucho imitando la famosa frase de Luis XV. Y  es que parece no importarle qué le pase a la ciudad y a sus vecinos a partir del 2019.

3. Supervisor ausente, ¡un clásico!: Víctor Sanchez Moya (también supervisor de todos los puentes del proyecto Línea Amarilla) estaba en contra del cambio de diseño pero pasaron por encima de su autoridad y no se inmutó. Es el mismo del caído Puente de la Solidaridad, y ha sido cuestionado en este último caso por no haber concurrido una sola vez a inspeccionar las obras en campo, una labor personalísima en la que fue reemplazado por un aprendiz. ¿Alguien se sigue preguntando porque se cayó/derrumbó el Puente Solidaridad con solo seis años de construido? Cobró la bicoca de S/. 143 500 por un trabajo que nunca desempeñó.

4. Finalmente y para no romper la perversa costumbre de sembrar indicios de corrupción, la construcción del puente Bella Unión está valorizada en US$ 41 910 610, gracias a la adenda No. 2 al proyecto de Línea Amarilla, cuando el presupuesto de inversión pública aprobado en el 2014 asciende a S/. 58 839 648. Simplemente triplicaron su valor bajo la magia de las adendas, esos papelitos que parecen insignificantes pero cambian escenarios políticos y bolsillos.

Luego de una larga lucha contra el MEF y Alonso Segura de la que salió victorioso, hoy Castañeda tiene que enfrentar a sus peores fantasmas para defender el bypass de 28 de Julio. El tráfico en la zona sigue muy complicado, pone en riesgo vida de personas por tener cruce peatonal muy peligroso y aún inconcluso demanda mayor presupuesto luego de un año de inaugurado. ¿Le suena conocido?

A más inri, el intercambio vial El Derby se encuentra paralizado hace un año; solo se ha avanzado el 20% de una obra que sería ejecutada en 18 meses. ¿Cómo podemos tener funcionarios tan torpes que inicien obras sin haber expropiado los terrenos necesarios? En esto parecería tener alguna responsabilidad el Jockey Club. La cantidad de horas-hombre perdidas es inconmensurable, pero solo se miden los números. ¿Quién responde por el stress y desgaste emocional, las oportunidades perdidas, los accidentes, la contaminación de los vehículos?

Existen más de cien tonalidades del amarillo pero parece que ninguna de ellas podrá volver a iluminar el camino de Solidaridad Nacional. Qué pena que sea demasiado tarde para revocarlo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nivel callejón

Seguir leyendo

Opinión

Historias de amor del ‘pato rengo’ y las gallinas de Stalin desplumadas

Seguir leyendo

Opinión

Bajo las faldas de la fiscalía

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo