Connect with us

Opinión

Caso Buscaglia: ¡la cachetada de la ley!

Publicado

el

En principio, lo injusto será violar la ley; nunca la condena por violarla.



Se ha puesto en discusión si la condena a la mujer que agredió y desacató a un policía con una despectiva cachetada cuando era multada por una infracción de tránsito es o no es injusta. Silvana Buscaglia fue sentenciada a 6 años y 8 meses de prisión efectiva y ya se han alzado voces en pro y en contra, comparando su condena con la de otros casos en los que el delito parece ser más grave pero la sentencia, menor.

Lo primero que habría que decir aquí es que las sentencias en cumplimiento de la ley nunca son injustas así como tampoco lo es la ley. Hay que tener en cuenta que la ley es la forma como la justicia, que es esencialmente subjetiva (“darle a cada cual lo suyo”) se hace objetiva y, por tanto, predecible. La justicia de la ley está pues en su predictibilidad, que siempre será mejor —cualquiera sea el mandato de la norma— que aquella dejada al libre albedrío del eventual juzgador.

Un segundo tema es que no puede ser injusta aquella sentencia fundada en la ley en la que la persona sentenciada consiente los hechos que se le imputan. En el caso que nos ocupa, la mujer —por voluntad propia y bajo el patrocinio legal de su abogado, un reconocido exjuez penal—, se sometió a un proceso sumarísimo para beneficiarse penalmente de una sentencia con condena reducida. Si la imputada hubiera considerado que ella no cometió agresión ni desacato alguno o que sus actos se produjeron en legítima defensa contra un abuso policial, pues podría haber luchado la justicia de su causa en un proceso ordinario. No lo hizo. Se declaró culpable y pidió perdón. Por ello se benefició de inmediato de una reducción de condena de un año y dos meses del mínimo penal establecido por la ley. Y si la condena hubiera sido la máxima de 12 años, la mujer se hubiera beneficiado con 5 años y 2 meses menos. Por donde se le vea, la mujer ha salido beneficiada en la condena por su crimen. No puede tampoco haber injusticia allí.

Un tercer tema es el de la severidad o permisividad de la pena establecida en la ley. Un debate sobre ello es bastante discutible pues la importancia del bien tutelado siempre será una valoración subjetiva de acuerdo a las circunstancias históricas. Por ejemplo, hay sociedades que piensan genuinamente que el honor es más importante que la vida misma porque una vida sin honor no es vida y, por lo tanto, la sanción de los delitos contra el honor debería ser más severa incluso que aquella que involucra la vida. Así pues, la única discusión que no es inútil es la de estar todos de acuerdo en que la ley debe ser respetada por todos los miembros de una sociedad así nos parezcan severas o permisivas las sanciones que ella establezca.

Concluyo diciendo que para que exista justicia las leyes deben cumplirse cualquiera sea la sanción prevista. En principio, lo injusto siempre será violar la ley; nunca la condena por violarla.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Es una huelga por los derechos humanos

Seguir leyendo

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo