Connect with us

Opinión

Carlos Ciurlizza: “Yo hago cine para todos”

Publicado

el

Político.pe entrevista al director de "Sebastián", película peruana que reflexiona sobre los prejuicios de nuestra sociedad hacia la comunidad LGTBI.



Carlos Ciurlizza vive en Los Ángeles desde hace doce años y aunque durante todo este tiempo ha vuelto constantemente a Chiclayo para asistir a su madre enferma —una experiencia que fue el detonante para la historia que vemos reflejada en su cinta—, pareciera entender a su película “Sebastián” como la obra que marca de modo definitivo su reconexión (o reconciliación, por qué no decirlo) con una sociedad tan compleja como la peruana.

Al principio, se muestra un poco sorprendido de que nos interese entrevistarlo. “No soy una persona política”, me dice tajante. 

“Sebastián” ha tenido muy buena acogida en festivales internacionales.

Sí. Además ganó el premio al Mejor Guión en el Festival de Cine Outfest de Los Ángeles. Fíjate que lo interesante ha sido que su recorrido en estos festivales no ha empezado por aquellos orientados al público gay, porque para los organizadores la película no se centraba en ese tema. Desde Busan (Corea), pasando por México y Montreal, ha competido en festivales mainstream. Incluso en el de Guadalajara, teniendo ellos una categoría muy reconocida para las producciones gay, no nos ubicaron en esta sino en la categoría oficial: ha sido el mejor reconocimiento que han podido darme pues me estaban diciendo que mi cine era universal.

Una película universal que se gestó en medio de un proceso tuyo muy íntimo y complejo.

Así es. La inquietud por narrar esta historia nace a partir de una época en la que yo estaba saliendo del clóset, pasando mis propios rollos personales en Los Ángeles, donde trabajaba como camarero, y me llaman de Chiclayo para decirme que mi madre, la matriarca de la familia, una respetable abogada y jueza, había sufrido un derrame. Ese pilar que había sido ella comenzó a desmoronarse.

Y empezó a construirse “Sebastián”. ¿Qué podemos esperar de la película?

Es un drama de familia, conmovedor. Si bien la temática gay está en el centro, también es muy fuerte la relación entre la madre y Sebastián, en la que los roles se invierten pues de pronto ella cae enferma y debe apoyarse en él para cubrir sus necesidades más elementales: comer, bañarse, movilizarse. Es un drama que va mucho más allá de la típica película gay militante.

Pero sobre el tema debes tener alguna postura.

No lo rehúyo. Soy abiertamente gay; mi familia y amigos lo saben. No tengo reparos en exponerme.

Sin embargo, me dices que tu producción artística no se enmarca en eso.

Claro. Mira, yo estoy muy orgulloso de formar parte de la comunidad LGTBI y, de hecho, mis cortos anteriores y mis próximos proyectos serán influenciados por mi experiencia como hombre abiertamente homosexual, pero yo hago cine para todos. Que quede claro.

¿Te corres de las etiquetas?

No, pero sí creo que cualquier historia personal puede conectar con todo el mundo, no hace falta un nicho. Entonces, no es que le tema a las etiquetas; simplemente no me gustaría que se piense que solo hago cine para un grupo de personas.  

Que es un poco el riesgo que se corre todavía cuando se estrena una película con esta temática aquí.

Claro, pero la única forma de cambiar eso es que se siga haciendo películas de este tipo y se les dé la oportunidad de entrar a las grandes cadenas de cine. Aparte de “No se lo digas a nadie”, “Contracorriente” y ahora la mía, ha habido otras películas que han tocado el tema gay y que lamentablemente no han logrado una buena distribución.

¿Tu película contribuye a cambiar eso, entonces?

Sí. No creo que yo solo vaya a cambiar la sociedad pero “Sebastián” sí es un pequeño aporte. Cuando uno ve reflejado su día a día en la pantalla grande, en un cine comercial, puedes tener la esperanza de que la gente que te rodea  se dé cuenta de que, ¡oh!, el homosexual va a trabajar, se cansa, tiene sueño, paga impuestos…

Se enamora…

Exacto. Por eso es tan importante que organizaciones como GLAAD chequeen cómo la imagen de la comunidad gay es puesta en los medios estadounidenses, por ejemplo.

Ajá. Ahí me estás hablando de corrección política. Entonces, a pesar de que hace un rato dijiste que no, eres una persona política.

Bueno, sí.

Todos somos políticos.

Todos somos políticos.

Y como estamos hablando de etiquetas y, por extensión, de derechos de las minorías cuyo reclamo aquí en el Perú causan gran controversia, ¿Sientes que con tu obra contribuyes a enriquecer en la calle el debate sobre estas iniciativas legislativas?

Definitivamente. El poder del cine y del entretenimiento en general, al ser una experiencia compartida normaliza la percepción de esta comunidad. Te das cuenta de que somos seres humanos, de que queremos lo mismo que todos quieren.

¿Les serviría de algo a los políticos ver tu película?

¡Claro! Primero porque es entretenida y, por lo que veo de esta campaña, necesitan algo en qué entretenerse (risas); segundo, porque la historia toca también la migración de las provincias a las ciudades, la discriminación, etc. Y les recordará que hay proyectos de ley de interés de la comunidad LGTBI que están detenidos…

A propósito de eso, ¿a qué atribuyes que proyectos como la Unión Civil se entrampen en nuestro país?

Existe mucho miedo a ir contra las tradiciones, además de la poderosa presencia de los grupos religiosos. También está el desconocimiento y la ignorancia, a pesar de que cada vez la comunidad LGTBI tiene mayor exposición.

¿Has tenido contacto con colectivos gay de acción política en Estados Unidos?

Por supuesto. No soy miembro ni militante, quizá por falta de tiempo…

¿Cuál es, a tu modo de ver, la diferencia entre la lucha actual que llevan a cabo allá y la de aquí?

Lo que yo no veo aquí es unión. Aquí los gays se separan; cada uno jala para su lado: yo soy gay pero no trans; yo soy lesbiana, etc. La lucha de la comunidad gay es la misma en todos los países, pero creo que allá todo comenzó a cambiar cuando se logró la unidad. Son mis hermanos trans, son mis hermanas lesbianas, ¿entiendes? Aquí en el Perú nunca vamos a lograr algo si es que estamos dispersos. Debemos madurar, preguntarnos qué nos pasa como grupo antes de ir a enfrentarnos a otros por hacer valer nuestros derechos.

¿Ayuda que líderes y personas importantes salgan del clóset?

Por supuesto. Mira lo que pasó en Estados Unidos: en cinco años, medio Hollywood dio a conocer su homosexualidad y fue un mensaje muy poderoso. Cuando uno dice la verdad, empieza el entendimiento.

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo