Connect with us

Opinión

Cansancio por la Corte IDH

Publicado

el

Debe realizarse un gran debate nacional para determinar si es conveniente que el Perú siga o no como parte del Pacto de San José, lo cual es perfectamente posible porque es un tratado denunciable conforme a su artículo 78.



La Corte Interamericana de Derechos Humanos está originando una gran fatiga ante muchísimos sectores de la opinión pública. Y las razones son muy diversas:

1) La creciente conciencia de que en los últimos años dicha corte sancionó al Perú a pagar significativas indemnizaciones a personas condenadas por terrorismo, como si ellas hubieran sido las víctimas del Estado peruano y no al revés.

2) El empeño de la Corte de considerar culpables al personal de la fuerzas armadas y policiales que intervinieron en ciertos atentados criminales, como el secuestro a centenares de personas en la embajada del Japón en 1996 (liberados por una acción militar en la que murieron algunos de los terroristas del MRTA, supuestamente por ejecución extrajudicial.

3) Intervenir en el indulto al expresidente Fujimori emanado de una decisión constitucional del presidente Kuczynski, sujeta a la jurisdicción interna del Perú, con el pretexto de supervisar el cumplimiento de las sentencias por los delitos de Barrios Altos y Cantuta para evitar una inexistente impunidad.

4) Emitir una opinión consultiva sobre el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo, como si se tratara de una resolución de obligatorio cumplimiento para las partes del Pacto de San José, cuando solo es una recomendación no vinculante.

5) Considerar delitos de lesa humanidad a ciertos crímenes muy graves como los arriba indicados pero que no tuvieron esa categoría cuando se cometieron en razón de que los delitos de lesa humanidad en el Perú solo existen desde el 1 de julio del 2002.

6) La permanente polémica sobre la pena de muerte en ciertos casos como la violación de menores, que solo podría ser restablecida si el Perú denuncia el Pacto de San José.

La suma de todos estos factores, muchos de ellos heterogéneos y ocurridos a lo largo de muchos años, ha generado la convicción de que el Perú es un país maltratado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, sea por una pobre defensa legal o por la reiterada voluntad de sus integrantes, incluyendo a los de nacionalidad peruana, que no tuvieron la determinación necesaria para dejar establecida la posición de nuestro país.

Es cierto que algunos casos fueron de innegables violaciones de derechos humanos que no habían sido ni esclarecidas ni sancionadas, como Barrios Altos y La Cantuta, pero otros de derivaron de ataques de los terroristas al Perú ignorados por la Corte. Hay, por lo tanto, una percepción de indefensa, consolidada con los años y que la Corte lejos de revertirla por el contrario la ha acentuado, sin tener en cuenta la situación específica del Perú.

Entonces, ¿qué hacer? Debe realizarse un gran debate nacional para determinar si es conveniente que el Perú siga o no como parte del Pacto de San José, lo cual es perfectamente posible porque es un tratado denunciable conforme a su artículo 78. Quien diga lo contrario miente.

Producido el debate, la decisión que corresponda deberá ser asumida por el Congreso por mayoría simple, en ejercicio de sus atribuciones.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Por qué Vizcarra podría quedarse

Seguir leyendo

Opinión

Adelanto de elecciones: ¿Y dónde quedó nuestro derecho constitucional al sufragio?

Seguir leyendo

Opinión

La historia les hará justicia

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo