Connect with us

Opinión

Candidato sin testosterona

Publicado

el

William Shakespeare: "Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte".



Que el candidato del Partido Morado, Daniel Mora, aún siga en carrera resulta verdaderamente indignante: ya están acreditadas las salvajes lesiones sufridas por su esposa (golpes en la cara y patadas en el cuerpo), pero aún así el Jurado Electoral Especial ha declarado improcedente el retiro de su candidatura basándose en tecnicismos. Han olvidado que en casos como estos lo imperante es el fondo y no la forma. El JEE debió actuar con inmediatez y de oficio ordenar la separación de Mora de la lista congresal; sin embargo, al parecer el principio de discrecionalidad es una palabra prohibida para quienes deben garantizar una eficiente gestión fiscalizadora y administrativa en el proceso electoral que se llevará a cabo este 26 de enero.

No se queda atrás Julio Guzmán –presidente del mismo partido–, quien este fin de semana nos demostró su valentía al huir despavorido del departamento que había alquilado para tener una cita amorosa con una de sus partidarias, exponiendo al peligro no solo a ella, sino al resto de personas que habitan el edificio donde llevó a cabo su acalorada cita.

Dice mucho de este individuo que al mismo tiempo que se difundían las imágenes en “Panorama” él respondiera al programa de la competencia, aunque para mala suerte de él sus cálculos fueron adversos. La situación era tan descalificadora y obvia que su entrevistador lo tildó de cobarde en dos ocasiones; mientras tanto, él, totalmente desarticulado, observaba impávidamente esperando que algún alma caritativa lo saque del apuro.

Quienes alegan que lo sucedido es un tema privado olvidan que quien pretende ser presidente de un país no puede venir con esas majaderías. Guzmán había denominado a quienes no pensaban como él dinosaurios, y se ha proclamado adalid de la lucha contra la corrupción. Por ello, tenía la obligación moral de mostrarse íntegro en lo público y en lo privado: caso contrario, su prédica resulta nula. No olvidemos que la verdad duele pero la mentira mata.

Es muy probable que Guzmán insista en su explicación hueca para continuar con su proselitismo político pero, como diría William Shakespeare, “los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte”. Ya estamos advertidos: si en su vida privada es un mentiroso, cobarde e irresponsable, no nos hagamos ilusiones de que en su vida política se portará distinto. Tan solo es un candidato sin testosterona.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nuevo gabinete

Seguir leyendo

Opinión

El club de los fariseos

Seguir leyendo

Opinión

¿Cuál es la verdadera organización criminal?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo