Connect with us

Opinión

Cambio en el gabinete

Publicado

el

No debería ser la solución al desgaste, pero es.



A veces un cambio de gabinete marca un antes y un después, aparece como una manera de corregir las cosas, da fin a un desgaste, oxigena al gobierno y al país, corrige una situación, modifica una percepción. No debería ser así, pero lo es. Es como una característica en nuestro país.

Y el desgaste político tiene que ver con la operatividad, los errores, la relación con la prensa, la incapacidad, el cansancio, la gente que participa, la omisión, el descredito, etc. Varias de esas características se están cumpliendo, lamentablemente.

El ministro Zavala ha causado asombro al no participar en la negociación del proyecto Chinchero porque en la parte privada estaba su hermana (¿?). Eso es inaudito. Inaudito además por el nivel de disconformidad que  hay entre los especialistas y la población. Solo la noticia del allanamiento de la casa de Toledo, las declaraciones amenazantes de su esposa, la acusación formal de la fiscalía, etc. han logrado desviar la atención.

Y es bastante probable que, pasada la conmoción, Vizcarra sea interpelado. Además hay fastidio por algunos nombramientos de Cancillería.

Es tan delicada la situación y el gobierno parece no darse cuenta que se está avanzando hacia un desborde popula, pero de indignación y de rabia. Las últimas decisiones del Ejecutivo hasta parecen una provocación.

Zavala ha sido un buen ministro, pero su silencio ante el caso Chinchero lo ha desacreditado. Confundió la ética con lavarse las manos y eso le resultará un lastre, una carga que lo perseguirá por años. Le dio gobernabilidad al país, pero a estas alturas cabe la pregunta de si su ciclo está llegando a su fin. Las chicas offshore lo terminaron hundiendo.

Tal vez haya llegado la hora de hacer cambios, y hablar de cambios implicará evaluar varios sectores: el Interior, Agricultura e Inclusión Social seguramente pasarán por ese scanner. La ministra de la Mujer tendrá que irse por haber liderado una asociación que funcionó con fondos de Odebrecht. Los ministros de Justicia y Defensa podrían pasar a nuevos cargos. Parece obvio que del actual Ejecutivo salga el nuevo primer ministro.  

Y será la última oportunidad del presidente para enrumbar al país. PPK no parece darse cuenta que a diferencia de los gobiernos anteriores en su caso la vacancia sí es viable. Un simple involucramiento administrativo en cualquiera de los destapes que se viene dando… y quizás ya fue.

Con él naufragaría un sector que apostó por un país distinto, un electorado que creyó en una gerencia diferente, que admiraba su preparación y capacidad. La mirada excluyente de una cerrada cúpula gobernante lo aisló y hoy la gente lo empieza a ver con decepción y hasta con frustración.

En este contexto, un cambio de gabinete es lo aconsejable. No podrá haber una lucha frontal contra la corrupción mientras persistan lobbies como los de Chinchero, mientras no haya un trabajo inteligente en comunicaciones, mientras se den nombramientos diplomáticos como pago de favores, mientras haya un primer ministro que se abstenga públicamente de participar en decisiones de interés de su hermana. Así de elemental y sencillo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

COVID-19: fiasco gubernamental

Seguir leyendo

Opinión

El verdadero grupo de poder

Seguir leyendo

Opinión

Lampazo

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo