Connect with us

Opinión

Buscando al subcomandante Marcos (3)

Publicado

el

Chiapas (México) nos muestra en toda su lamentable realidad el ecosocialismo que aquí nos ofrece Marco Arana.



La curiosidad que me trajo a San Cristóbal de las Casas (Chiapas, México) no fue encontrarme con el subcomandante Marcos (sabía que hace rato no vive en estos lares): quería ver con mis propios ojos el ecosocialismo que nos ofrece Marco Arana con su Tierra y Dignidad-Frente Amplio hecho realidad.

La verdad es que si eso es lo que nos espera, sería toda una tragedia para el Perú pues no solo destruiríamos lo avanzado en 26 años —tanto en el tema económico como el institucional—, sería un suicidio colectivo.

Cuando uno visita los pueblos y ejidos, los indígenas han sido empoderados pero embrutecidos por una cultura de dependencia del Estado central mexicano que los contiene con programas sociales (Oportunidades, Pro Campo, Nuevo Amanecer), que destruye su iniciativa personal pues todos se han acostumbrado solo a pedir. El dinero trasferido no es auditado y cada autoridad hace lo que quiere. Ya no se trabaja el campo como antes ni son asalariados de propietarios privados (aumenta el costo de producción en el campo y se disminuye la productividad). Se contentan tomando posh (destilado de maíz y caña), oprimiendo a sus mujeres (la violencia contra la mujer se mantiene: se las obliga a casarse a los 16 años a cambio de una dote que se negocia con sus padres y no hay divorcio pues se convertiría en una paria) y manteniendo sus costumbres aunque con celular a la mano.

En los templos católicos que son operados únicamente por los indígenas (no ingresa ningún sacerdote), se tiene un sincretismo cultural en la fe a unos dioses que cambiaron de rostro y nombre. Dentro del templo se ponen velas, se traen grupos musicales, se toma alcohol y se venera a diversos santos, entre ellos a Santa Rosa de Lima y Fray Martín de Porras. La veneración se hace por grupo indígena y por barrios (siempre la dualidad los de arriba/los de abajo), que se reconocen a través de cintas de colores. También se practican “limpias” con pasada de huevo y/o de gallina negra. 

Para expresar lo funesto de su existencia actual, resulta que la variada y colorida artesanía que venden es made in China. Hay que tener cuidado en comprar artículos originales y que a uno no lo agarren de “inocente gringo”: ese mismo gringo que compra chompas de lana de oveja con motivos incaicos (camélidos sudamericanos). Cuando cuestioné que vendan objetos con diseños que no les pertenecen, me respondieron que debían “ofrecer variedad”.

Se toman carreteras por cualquier motivo y en cualquier momento. Camino de San Cristóbal a Comitán (frontera con Guatemala), encontré un bloqueo: la comunidad  protestaba porque el contratista de una carretera no había iniciado la obra a pesar de la transferencia de dinero.

Los manifestantes coordinan su accionar por celular con un maestro y nos piden llamar a la empresa contratista para apoyarlos. Mientras tanto, se tomaban fotos para subir en las redes sociales. Luego de dos horas de negociación, aceptaron el ofrecimiento de cien pesos por vehículo (US$ 5). Y tuvieron una gran Navidad pues había 600 vehículos a cada lado de la carretera.

A futuro, sin embargo, seguirán pobres y abandonados. Antes llegaban de Hollywood a verlos. Hoy nadie los visita.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El doble rasero en el Perú

Seguir leyendo

Opinión

Sí al voto preferencial

Seguir leyendo

Opinión

RBG y el TC

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo