Connect with us

Opinión

Boquita de caramelo

Publicado

el

Sin que nadie lo obligue PPK le metió su chiquita a Alan, pero respuesta de expresidente fue contundente y abre camino a la incertidumbre.



Vivimos una coyuntura encendida y de mecha corta en la que  lo natural sería forzar un consenso allí donde antes había encrespamiento. Es preciso que el Ejecutivo y la oposición puedan —podamos— recorrer una hoja de ruta que nos permita abandonar  un rendimiento económico deplorable, fenómeno este ultimo reconocido por el propio hombre fuerte del Banco Central de Reserva.

Pero es muy difícil lograrlo cuando los propios actores principales parecen caminar en otra dirección. Digo esto con una cuota de optimismo, porque lo más grave es no saber bien qué camino persiguen los más más del ejecutivo y de la oposición parlamentaria.

Claro, en el modelo teórico de los extremistas de ambos bandos tenemos el cierre del Congreso o la vacancia presidencial. Con el desplome del gobierno, cerrar el Congreso parece ya fuera de todo alcance. En cambio, en la actual hora política la vacancia presidencial podrá seguir siendo indeseable por varias razones, pero sigue estando al alcance del músculo político de la oposición.

Es la hora en consecuencia de tender puentes más que de dinamitarlos. Pero han bastado un par de expresiones del presidente para llevarlo a un terreno indeseado. Sin que nadie lo fuerce el presidente Pedro Pablo en un acto público le mandó una pulla al expresidente García, argumentando que la plata no llega sola tal como habría dicho Alan alguna vez.

La respuesta fue brutal, indicadora de lo que representa un presidente débil al que ya se lo empieza a considerar un pato de feria expuesto al tiro al blanco. García se preguntó si a PPK la plata le había llegado sola de Grand Cayman. Esto en alusión a la ruta del dinero entregado a Toledo por Odebrecht y rastreado por el Congreso anterior.

Con la mordacidad que le ha dado renombre, García se refiere a Pedro Pablo como al empleado de Toledo que tuvo que trasladar al campo los acuerdos con Odebrecht. Así como acuñó la demoledora expresión “reelección conyugal”, ahora Alan García habla de de PPK como del “operador de Ecoteva” pues esos dineros terminaron financiando la compra de la mansión de las Casuarinas. El golpe es muy duro y la capacidad de respuesta al interior del pepekausismo tiende a cero.

Alguien que cae 13 puntos en un mes y sostiene que no pasa nada, tranquilamente puede pensar que su único problema es entenderse con Keiko Fujimori. Pero si te disparas al dedo y despiertas a otros adversarios aún más mordaces… no vas a llegar al repechaje.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Edmer Trujillo: otra raya más al tigre

Seguir leyendo

Opinión

¿Elecciones o concurso de popularidad?

Seguir leyendo

Opinión

Ciudadano K

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo