Connect with us

Opinión

Bitácora de junio

Publicado

el

Lo que se quiere es apoyar la gobernabilidad, pero en ese deseo también hay un problema: muchos no perciben esa gobernabilidad. 



Es verdad lo que se está diciendo: el Congreso ya tiene los votos para vacar a PPK y no hay que tomarlo en broma. Sobre todo en un país cuyo destino muchas veces ha girado más en torno a sus errores que en sus aciertos. Obviamente, nadie quiere eso; más bien lo que se desea es apoyar la gobernabilidad. Pero ahí, en ese deseo, también hay un problema: muchos no perciben “gobernabilidad”.

Lo que se aprecia es buenos deseos y funcionarios que le echan ganas; pero gobernabilidad propiamente dicha, con coherencia y firmeza, con operadores políticos e incluso con escudería, no. Tampoco hay una lógica de comunicaciones adecuadamente asentada. Y han pasado once meses de gobierno. Por eso es preocupante el tema.

La gobernabilidad es una dinámica que no es estática. Pasa además por una marca muy severa que hay que superar. Se hace con lineamientos pero también sobre la marcha. Se incorporan en ella diversas ópticas e instancias, con  posiciones y roles diferentes pero confluyentes.

Y nada de esto está ocurriendo. Todos los medios escritos hablan de tema. Y el gobierno no escucha. Ni siquiera por cortesía.

Tampoco se ve mucho de lo hablado en la campaña. La construcción, por ejemplo, en vez de dinamizarse, se contrajo al quitársele el subsidio que era un factor de crecimiento. Tampoco se aprecia el agua para todos los peruanos. Hoy sabemos que la baja del IGV fue un cuento. Y hubo un cúmulo de promesas que PPK pactó entre la primera y segunda vuelta con diversos sectores y colectivos (cientas de pequeñas promesas a partir del análisis de lo acordado), que no se han implementado.

Si a esto le aumentamos la percepción de que se gobierna casi desde un club de amigos, y a eso le sumamos  los casos tipo Chinchero y otros tantos errores, entonces el escenario, sí, en efecto, podría ser complicado. Y nadie quiere eso. Ni siquiera el sector fujimorista, al que no le conviene vacar a PPK.

Pero en los hechos la realidad indica que cuatro de los dieciocho ministros que juraron hace once meses ya no están. ¿Tuvo algo que ver el Congreso con la absurda insistencia de Vizcarra? Por supuesto que no. Aunque el gobierno diga lo contrario, él solo generó la coyuntura de su salida. ¿Tuvo algo que ver el Congreso con la conversación de Thorne con el todavía contralor? Nadie lo obligó a hablar de esa manera tan irresponsable. Él solo se metió en ese laberinto. Saavedra fue más allá: en vez de rectificarse, quiso pechar al Congreso y acabó censurado.

Distinto fue el caso del exministro de Defensa (y muestra de paso cómo se maneja el Ejecutivo): a él no le preguntaron qué pasó, simplemente lo expulsaron por Twitter. Otro fue el trato que Saavedra, Vizcarra y Thorne recibieron por parte del primer ministro.

Y es que a estas alturas algo parece estar muy claro: es el estilo Zavala lo que no funciona. No es PPK, sino Zavala. Y no es propiamente Zavala, sino su estilo de gobierno. Un estilo que ni escucha ni incorpora la crítica, que logró que PPK traicionara a su propio partido, que prescinde de la política para intentar hacer política. Su manejo del gobierno es lo que no ha dado resultados; y hoy tenemos un Ejecutivo sin soporte.

¿Si se diera, por ejemplo, una crisis mayor, a PPK lo va a defender su propio partido? Por supuesto que no, porque PPK avaló su exclusión del gobierno. La forma cómo se está conduciendo el Ejecutivo no es congruente con las necesidades de un país que requiere de políticos, pensadores, operadores, comunicadores y otras composiciones mixtas en la tarea de gobierno. Lo que hay es un conjunto de apreciaciones y buenos deseos, pero el gobierno carece de análisis social, de evaluación política, de diálogo… de percepción finalmente.

Por lo mismo, el presidente está solo.

Como bien se ha comentado en algún diario, la oposición ya tiene los votos para vacar a PPK. Nadie en su sano juicio quiere eso. Reaccione, señor presidente: usted está obligado a escuchar a los peruanos que piensan distinto; a generar cambios, a hacer ajustes. El gobierno no es solo suyo, nos pertenece a todos.

Se hace necesario que PPK haga modificaciones como lo hizo durante su campaña, la cual en algún momento cambió de equipo y de asesores. Y gracias a eso salió adelante.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Marcelo y el candidato del color de la mora

Seguir leyendo

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo