Connect with us

Opinión

Bitácora de junio

Publicado

el

Resulta muy obvio que al tema de la reforma política le ha faltado discusión pública. Ha sido una propuesta desarrollada por un grupo elegido a mano, sin participación de los diversos sectores de la sociedad.



La mayoría parlamentaria sigue blindando diversos personajes y esta vez lo ha hecho con el congresista Mamani. Este personaje está acusado de “tocamientos indebidos”, es decir de haberle metido la mano a una tripulante que asistía a los pasajeros. Él iba a viajar en ese avión y, ebrio de poder, la maltrató y humilló. La tripulante lo denunció.

El piloto ordenó que lo bajaran del avión. Y la noticia (de manufactura peruana) rebotó hasta en el extranjero. El congresista, más allá de las imágenes y la denuncia, lo negó. Dijo, entre otras cosas, que él no tomaba licor, lo que lo complicó aún más porque implicaba admitir que lo hizo con absoluta sobriedad y alevosía. También dijo que no se había tratado de “una metida de mano” o de un tocamiento indebido. La indignación fue obvia: su cobardía también. Considero que correspondía una denuncia constitucional, pero la subcomisión encargada lo absolvió.

¿Gana algo con eso su agrupación? Sin duda, pierde mucho. Pierde seriedad, pierde legitimidad, y pierde respeto. También pierde el país porque gana la impunidad sin que importe el sentir de la ciudadanía y la indignación generalizada. Así está el Perú: su realidad oscila entre la búsqueda de la decencia, y una arraigada corrupción o cultura de la transgresión que atraviesa todos los niveles y sectores de la república.

El exfiscal de la nación también fue salvado de una acusación constitucional. Su caso fue archivado en el Congreso. Violó una oficina lacrada por su propia institución, y en su desesperación hasta propuso a sus asistentes arriesgar sus vidas para que ingresaran a la mencionada oficina con sogas y por la ventana.

Hay, pues, un problema con la verdad. Se busca disfrazarla, maquillarla, relativizarla. Finalmente se decreta sobre ella con un andamiaje administrativo que omite o trastoca lo ocurrido. En parte por ello es que el país tiene hoy en día a congresistas que estudiaron en colegios fantasmas, que presentan informes de viajes que no se dieron, y por eso también se desarrollan defensas jurídicas alejadas de la verdad: arbitrajes arreglados, y copamientos administrativos y/o municipales en banda. El caso Mamani simboliza mucho de esto: la arrogancia del poder, la impunidad, y una preocupante desconexión con la ciudadanía.

La incomodidad es notoria. Se aprecia en las redes, en los comentarios de la gente, en la percepción pública, y a esto no escapa la tensión existente entre los dos principales poderes del Estado. En ese marco se dio la segunda solicitud de confianza en este periodo de gobierno. La razón fue esta vez el desacuerdo respecto a la tramitación de la Reforma Política presentada por el Ejecutivo.

Resulta muy obvio que al tema de la reforma política le ha faltado discusión pública. No han participado los diversos sectores de la sociedad. Ha sido una propuesta desarrollada por un grupo elegido a mano y se trata de un informe nutrido en propuestas pero de pobre debate público. Las regiones, por ejemplo, no han participado.

La discusión, ahora de manera forzada, se da en el Parlamento. Y esto le ha servido al Ejecutivo para jaquear al Congreso, subiendo con ello algunos puntos en las encuestas.

Temas como la alternancia de género y su equidad participativa en las listas de los candidatos, el financiamiento de las campañas, las elecciones internas de los partidos o los filtros para las futuras candidaturas y su forma de elección han entrado finalmente al debate parlamentario, y esto ha generado que la actual legislatura se alargue hasta fines de julio. Pero el debate y los intereses son controvertidos. Llama la atención cómo la Comisión de constitución acaba de aprobar la libre participación de la ciudadanía en las elecciones internas de los partidos, pero no para el 2021 sino para el 2026 (?).

Las investigaciones sobre el caso Lavajato y otras obras asignadas continúan, aunque la credibilidad de los fiscales haya sido fuertemente golpeada por las revelaciones llegadas desde Ecuador. Un grupo de periodistas digitales liderados por Andersson Boscán puso al descubierto que Odebrecht ocultó a la Fiscalía los sobornos efectuados por el Gasoducto Sur (es más, los borró del sistema Drousys, según el portal La Posta). Por otro lado, han entrado a escena al exalcalde Luis Castañeda –quien ya se encuentra con restricción de salida del país–, y todo indica que este podría acabar como Susana Villarán, los Humala y otros personajes de la política peruana. Mientras tanto, el monto acusatorio a Alejandro Toledo ascendió a 30 millones de dólares. Y las investigaciones continuarán y seguirán abriendo nuevas líneas de investigación, y con ello nuevos allanamientos y detenciones.

Hay, además, expectativa por los resultados de la mesa de trabajo acerca de los peajes que lidera el alcalde de Lima, pese a que él pretendió contratar a una empresa involucrada con la corrupción para la ampliación de la Vía Expresa y nada menos que cuatro peajes.

El telón de fondo obviamente fue la Copa América. El equipo peruano llegó a la final luego de una mezcla de resultados. Resulta muy evidente que Perú tiene problemas con la renovación de su delantera. Pero igual su actuación (más allá del 3-1 con Brasil) fue satisfactoria.

Ahora vienen los Panamericanos, que también distraerán la atención de una población que exige al gobierno resultados que no están apareciendo como se quisiera y que pide una lucha frontal contra la corrupción.

Foto: Andina

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El dilema de usar o no usar

Seguir leyendo

Opinión

Imposible disfrazar el golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

El ingeniero constitucionalista

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo